Granados dejó la política hace ocho meses tras saltar a la luz una presunta cuenta en Suiza con 1,5 millones

Francisco Granados. /
Francisco Granados.

Esperanza Aguirre ya opinaba meses atrás entonces que aún "falta mucha información" sobre la cuenta en Suiza del exsenador popular

El exsecretario general del PP de Madrid Francisco Granados, detenido este lunes en una operación contra la corrupción, dejó la política hace ocho meses, cuando dimitió como diputado en la Asamblea de Madrid y como senador, tras la polémica suscitada con una presunta cuenta en Suiza que podría ascender a 1,5 millones de euros.

Tras esta decisión, Granados, que también fue alcalde de Valdemoro y consejero de Presidencia y Justicia del Gobierno de Esperanza Aguirre, estuvo durante un tiempo conservando la presidencia del PP de Valdemoro, que finalmente abandonó. Tras su salida de la política, se fue a trabajar a un banco de inversión francés.

Granados ostentó tres consejerías en los Gobiernos de la expresidenta regional y presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, con la que en los últimos dos años ha discrepado en muchas cosas, según ha reconocido él mismo.

Fuentes del PP de Madrid han destacado que Granados dejó la presidencia del Partido Popular de Valdemoro "muy poco tiempo después" de dimitir como diputado regional y como senador. Lo hizo "por iniciativa propia", han remarcado las mismas fuentes a Europa Press.

La última vez que la presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, abordó en un medio de comunicación el asunto de Granados declaró que vería "estupendamente bien" que dimitiera y que era "un gesto de dignidad".

Aguirre consideró entonces que "tener una cuenta en Suiza no es delito pero para un políticos sí". Ya opinaba entonces que aún "falta mucha información" sobre la cuenta en Suiza del senador popular.

Ya opinaba entonces que aún "falta mucha información" sobre la cuenta en Suiza del senador popular. "Falta mucha información", ya que si las autoridades helvéticas dicen han comunicado la existencia de una cuenta hasta finales de 2013 y Granados dice que la canceló en 1999 y asegura que repatrió los 300.000 euros con los que contaba "tendrá que haber una documentación", apostilló.