La Abogacía del Estado ya está estudiando el nuevo referéndum soberanista

Soraya Sáenz de Santamaría./
Soraya Sáenz de Santamaría.

EFEMADRID

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha anunciado hoy que la Abogacía del Estado ya está estudiando la decisión del Parlament de convocar un referéndum sobre la independencia de Cataluña, con o sin el aval del Estado, como muy tarde en septiembre de 2017.

Más información

En rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría se ha pronunciado en estos términos después de las resoluciones del Tribunal Constitucional y del Supremo contra la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y contra el diputado y exportavoz de la Generalitat, Francesc Homs, y tras el respaldo del Parlament a celebrar un nuevo referéndum independentista.

Después de recalcar que la Abogacía del Estado ya está estudiando esta aprobación para analizar la manera proceder al respecto, ha sido tajante en su mensaje a los independentistas, a quienes ha asegurado que no van a llegar a "ningún objetivo" que sea contrario a la soberanía nacional. La vicepresidenta ha dejado claro que el Estado de derecho seguirá actuando de la misma manera ante la repetición de "errores" por parte de los independentistas, que, a su juicio, están copiando la hoja de ruta del anterior presidente catalán, Artur Mas, bajo cuyo mandato se convocó la consulta del 9 de noviembre, que fue declarada inconstitucional. Una hoja de ruta que ha sido "deslegitimada" reiteradamente por los tribunales, por lo que ha vaticinado que el resultado "será exactamente el mismo" ante la misma actuación, "repetitiva hasta la saciedad".

El resultado va a seguir siendo el mismo

Respecto a los siguientes pasos a seguir, se ha comprometido a seguir en la misma línea que hasta ahora, informando de ellos a partidos como el PSOE o Ciudadanos.

El Govern no acepta "amenazas" ni teme "artimañas" del Estado

La consejera de Presidencia y portavoz del gobierno catalán, Neus Munté, ha afirmado que el Govern no aceptará "amenazas" del Gobierno central y que no le dan "miedo ninguno las artimañas ni estrategias" del Estado para "poner límites a la soberanía del Parlament de Cataluña".

Munté ha hecho estas declaraciones en un acto en Barcelona con motivo del día de la Salud Mental al ser preguntada por el anuncio de la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, de que la Abogacía del Estado ya está estudiando la decisión del Parlament de convocar un referéndum sobre la independencia de Cataluña, con o sin el aval del Estado, como muy tarde en septiembre de 2017.

"Acabamos de saber esta petición al abogado del Estado", ha dicho Munté, que ha tildado el hecho de "cierta amenaza de la vicepresidenta del Gobierno en funciones". "No aceptamos amenazas. Lo que respetamos son los mandatos democráticos del Parlament de Cataluña", que marcan el "camino del referéndum para poder decidir democrática y colectivamente el futuro de nuestro país" en septiembre de 2017, ha declarado Munté.

Preguntada sobre si las diversas resoluciones judiciales hacen "mella" o no en los soberanistas, Sáenz de Santamaría ha dicho desconocer el ánimo personal de cada uno de ellos y los motivos que les llevan a seguir en esa línea, aunque ha insinuado que podrían estar ligados a la moción de confianza a la que se sometió la semana pasada el presidente catalán, Carles Puigdemont. Gracias al respaldo a la CUP ha podido "continuar unos poquitos días más", ha señalado, antes de preguntarse qué pasará luego con los presupuestos. "Sencillamente, volver una y otra vez para mantenerse en el Gobierno, a seguir repitiendo la misma letanía del referéndum cuando en Cataluña hay muchos problemas reales que no se están gestionando, y reiteradamente el Estado de derecho y el Tribunal Constitucional ha dejado muy claro lo que se puede y no se puede hacer", ha añadido. Y ha advertido de que "a la Generalitat seguir en este empeño a lo único a lo que le va a conducir es a la melancolía", porque el Estado de derecho "es en esto muy firme y muy claro".

Así las cosas, su criterio es que por mucho que los soberanistas insistan "en la ilegalidad" y en aprobar "resoluciones que cada vez se parecen más a las otras", el resultado va a seguir siendo el mismo, porque desde las primeras sentencias el TC "fue muy claro" y ha establecido una doctrina al respecto por unanimidad. En este contexto, ha subrayado la necesidad de acatar las resoluciones de los tribunales, que, en su opinión, "no están del lado de nadie", sino que están para defender "los derechos de todos" frente a algunos que tratan de "imponer su propia ley".

Con todo, ha querido también dejar la puerta abierta a que la Generalitat se siga dirigiendo al Gobierno para, en el ámbito de las competencias de cada uno, "hacer política", como lo es, a su juicio, afrontar el pago a proveedores o llevar el AVE a las cuatro capitales catalanas. "Eso es hacer política, pero a lo mejor con esas políticas no se solventan mociones de confianza", ha apostillado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos