Condenada una madre por tocar los genitales a su hija

El padre de la niña, separado de la acusada, interpuso la denuncia y la madre confesó que había frotado sus dedos sobre los genitales de la menor por encima de las bragas

EFEAlicante

La sección séptima de la Audiencia Provincial de Alicante, con sede en Elche, ha condenado a cuatro días de localización permanente a una mujer por una falta de vejaciones injustas cometida al tocar los genitales a su hija, de 11 años.

Así consta en la sentencia hecha pública hoy por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV).

El juicio por estos hechos, investigados inicialmente como un abuso sexual, se saldó el pasado mes de abril con un acuerdo entre la fiscalía y la defensa que comporta, además de la pena antes citadas, una indemnización de 3.000 euros a favor de la menor.

El padre de la niña, que está separado de la acusada, interpuso la denuncia en junio de 2014 y la madre confesó durante la vista oral que había frotado sus dedos sobre los genitales de la menor por encima de las bragas.

Según el fallo, la acción vejatoria se produjo cuando la menor estaba viendo la televisión en el sofá de casa de su abuela materna, único lugar donde la madre podía verla según el régimen de visitas tuteladas al que estaba sometida al tener el padre la custodia legal de la pequeña.

La sentencia de la Audiencia de Alicante establece que la mujer, de 36 años, bajó las mallas que llevaba su hija y comenzó a tocarle los genitales, "frotando los dedos por encima de las braguitas", aunque dejó de hacerlo a continuación cuando la menor se lo pidió.

 

Fotos

Vídeos