Bárcenas abrirá la comisión de investigación de las cuentas del PP

Luis Bárcenas./
Luis Bárcenas.

PSOE, Podemos y Ciudadanos se unen para dar un duro varapalo a los populares y aprueban un inmenso calendario de comparecencias

MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Dura derrota del PP en la Comisión de investigación sobre sus supuestas cuentas irregulares. PSOE, Podemos y Ciudadanos, han pactado acordar todas las comparecencias que habían solicitado los diferentes grupos de oposición, más de un centenar, y reclamar toda la documentación que había pedido, que son miles de páginas de centenares de instituciones.

El acuerdo de los tres grandes partidos de la oposición, que será refrendado mañana en votación, incluye comenzar los interrogatorios con los tesoreros del PP, empezando por Luis Bárcenas, que abrirá las comparecencias en dos o tres semanas. Mariano Rajoy comparecerá más tarde, después de que el PSOE haya cedido para que no fuera el primero, propuesta que respaldaba el PP que confiaba centrar en julio todo el desgaste del presidente del Gobierno, quien declarará en el juicio de Gürtel el 27 de julio.

La comisión, que habilitará el mes de julio para los interrogatorios, ha rechazado de plano la propuesta del PP de fijar un marco temporal de la investigación. Los populares quería que se centrara en las cuentas de su formación desde 2016, mientras que Ciudadanos proponía que fuera desde 2004. Tampoco han respaldado cerrar un marco de qué se va a investigar (y que instituciones) tal y como proponía el PP.

Fernando Martínez-Maillo ha anunciado al final de este encuentro que si mañana la comisión vota en contra de pedir informes jurídicos sobre qué periodo y que instituciones se van a investigar recurrirán a los tribunales. El número 3 del partido ha insistido en que el Senado van a pedir la investigación de todas las cuentas políticas y ha denunciado que la oposición ya tiene las conclusiones redactadas. Solo tienen la intención de hacer daño al partido popular. Los tres partidos no quieren saber la verdad, solo sacar rédito político, ha denunciado Martínez-Maillo.