La acusación particular destaca que "Gabriel fue atacado por la espalda" y que "el hacha no tiene huellas del niño, sólo su adn del castañazo"

La fiscal Elena Fernández ha dicho hoy que Gabriel "se resistió muchísimo". En este sentido ha explicado que "la gravedad que tiene el niño de la presión en boca y nariz, es de un niño de 8 años sano, consciente". "No es fácil matar un niño ni matar a nadie, claro que sufrió muchísimo en el propio contexto de ese mecanismo de sofocación desproporcionado y brutal" ha destacado la fiscal. Por su parte Francisco Torres, acusación particular, ha destacado que "Gabriel no tuvo ninguna posibilidad de defenderse" y que fue "atacado por la espalda".  En este sentido Torres ha espetado que "el hacha no llevaba ni una suela huella del niño, simplemente llevaba el adn del castañazo que le dieron con el hacha". Y ha insistido en que Ana Julia "dejó agonizar a Gabriel en el suelo, no tuvo ninguna posibilidad de defenderse, cómo me van a atacar por la espalda alguien que es la pareja de mi padre", ha resaltado Torres.