El conflicto con Flandes lleva a España a una crisis diplomática con Bélgica

El conflicto con Flandes lleva a España a una crisis diplomática con Bélgica

Borrell asume que habrá una respuesta a su decisión de retirar los privilegios al delegado del gobierno flamenco en Madrid

ANDER AZPIROZMadrid

La crisis entre España y la región belga de Flandes va en aumento a cuenta del desafío secesionista en Cataluña. Y ninguna de las dos partes parece tener intención de poner de su parte para sofocar las llamas. Josep Borrell ha hablado hoy abiertamente de «conflicto diplomático» y, en una alarde de sinceridad, ha rechazado «quitarle importancia a las cosas». También ha dado por hecho que habrá una respuesta del gobierno flamenco, controlado por los independentistas de Nueva Alianza Flamenca (N-VA), a cuenta de la decisión de España de retirar los privilegios a su representante en Madrid y denegárselos además a cualquier otra persona que se proponga para ocupar el cargo.

LAS REACCIONES

Josep Borrell - Ministro de Exteriores.
«Hemos advertido tres veces a Bélgica, y a la tercera va la vencida»
Geert Bourgeois - Presidente de Flandes.
«Esto nunca ha pasado en la historia de la Unión Europea. Es un acto muy hostil»

Borrell, reconocido antinacionalista y azote del secesionismo catalán, ha justificado lo que supone un acto de extrema dureza en el mundo de la diplomacia. El titular de Exteriores ha recordado que ya se trasladó por dos veces al embajador belga el malestar que causaban las declaraciones del presidente del parlamento flamenco, Jaen Peumans, quien ha repetido públicamente que España no cumple los requisitos democráticos para formar parte de la Unión Europea. «Y a la tercera ha ido la vencida», ha zanjado el jefe de la diplomacia. El ministro ha reconocido que Peumans puede opinar libremente a título personal, pero no en cartas que remite con el membrete de la cámara de Flandes, que es algo que «ningún país que se respete puede tolerar».

Se reafirma

En la parte contraria no ha sentado nada bien el severo castigo del Gobierno de Madrid. De momento, Peumans ya ha adelantado que no tiene intención alguna de suavizar sus críticas hacia. «Todavía digo en mi país lo que creo que tengo que decir», se ha defendido el político independentista. Peumans ha recibido el apoyo del presidente de Flandes y compañero del N-VA, partido que respalda abiertamente la independencia en Cataluña y que es la fuerza más votada en Bélgica. Geert Bourgeois ha considerado «muy hostil» la actitud de España. «Es -ha añadido- la primera vez que ocurre en la historia de la Unión Europea, desde la creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero en 1952 y probablemente desde 1945». Quim Torra tampoco ha desaprovechado la oportunidad para acusar a Borrell de dedicar el cien por cien de su tiempo a buscar enemigos en el extranjero.

Mientras tanto, el gobierno belga de Charles Michel se mantiene de perfil. Bruselas tiene sus propios problemas independentistas con Flandes y la presencia de Carles Puigdemont en Waterloo o los encontronazos con Madrid podrían avivar las llamas internas. Pedro Sánchez y Michel coincidirán hoy en Bruselas con motivo de la Consejo Europea.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos