Burradas al volante a vista de dron

Despegan esta Semana Santa para controlar el tráfico desde el aire.  Los drones graban a conductores que hablan por el móvil y a otros sin cinturón. Su pequeño tamaño les hace casi invisibles a los ojos de los conductores.  Su misión, de momento,  es reforzar la seguridad especialmente en las carreteras secudarias pero atención porque en unos meses empezarán a multar. Las imágenes que toman se trasmiten a los centros de control casi de manera inmediata y de esta manera ayudan a descongestionar el tráfico en las carreteras que no tienen cámaras.