Se impone el respeto a las víctimas

Contra el terrorismo y en solidaridad con las víctimas. Sin fisuras. Pero, sin embargo, con polémica. El rey acudirá y la Generalitat amagó con un plante. "Los catalanes no tenemos rey", decía Quim Torra. Las entidades independentistas han querido poner el foco en los políticos presos y en el que fue jefe de los Mossos. Pero los agentes y el propio Josep Lluís Trapero han pedido que no sea así. Sólo la CUP está por la protesta al monarca, así que el Gobierno catalán ha preferido enfriar la controversia. "Agradecer el tono que está adquiriendo la celebración, la conmemoración, del próximo día 17 de agosto", se congratulaba el presidente del Gobierno. Aún así, desde el PP apuntan a Pedro Sánchez, que su Gobierno se la juega si permite los insultos al monarca. Ciudadanos aboga por la neutralidad, como explica la presidenta de su grupo municipal en el Ayuntamiento de Barcelona, Carina Mejías: "Es absolutamente intolerable que alguien pretenda apropiarse de esos actos intentando politizarlos". Desde los Comunes, para sentirse orgulloso también de todas las instituciones, de las fuerzas de seguridad y de la gente. No al boicot, reclama la alcaldesa Ada Colau, todavía dolida por lo que ocurrió el año pasado. Despreciable lo que no sea honrar a las víctimas.