Un instituto de Logroño sustituye las máquinas de bollería por fruta

Algo ha cambiado este año en el IES Sagasta de Logroño. La máquina expendedora de bollería y galletas ha desaparecido. La dirección ha decidido, para fomentar la alimentación saludable, colocar bandejas con fruta en en lugar que ocupaba la máquina. La experiencia está funcionando a la perfección y la mayoría de alumnos elige ahora como tentemìé para el recreo una pieza de fruta. Con el mismo fin el Gobierno vasco éstá estudiando aumentar los impuestos para los aimentos menos saludables.