El lunes vuelven las movilizaciones en Navantia, a la espera de la última decisión del Gobierno

El ministerio de Defensa anunció el pasado martes que no venderá 400 bombas a Arabia Saudí, rompiendo así un contrato firmado por el Gobierno de Rajoy. Tres días después, el viernes, se conoce la reacción del país alauita: si no pueden comprar las bombas, romperán el contrato con Navantia, que garantiza 6.000 empleos y una inversión de 1.800 millones de euros. También el viernes, la secretaria de Estado de Comercio aseguró que no tenía ninguna constancia de que el contrato -de venta de bombas- se hubiera roto. El Gobierno español ha decidido crear una comisión interministerial para alcanzar una solución que convenga a todas las partes. La oposición acusa al Gobierno de falta de crédito y de desmentirse constantemente.  Mientras, los trabajadores anuncian más movilizaciones  a partir del lunes.