Los manteros se convierten en debate político

El fenómeno de los manteros va en aumento en las principales ciudades de España. Su masificación genera conflictos de convivencia como en este en el que un turista resultó herido en Barcelona tras una trifulca con un grupo de manteros. Según los manteros, lo que no se ve es el botellazo previo del turista. Según el turista tal botellazo no existió. El salto de la calle a la política no ha tardado, con colau y Carmena en el punto de mira.En una semana donde la presión policial ha aumentado sobre la venta ambulante en Barcelona. Donde esta presión ha llevado a los manteros a refugiarse en los andenes del metro. Ya saben, la manta es móvil, el problema solo cambia de lugar porque la solución parece más social que policial.