Heroínas de guerra

Heroínas de guerra

Dieciséis mujeres distinguidas por su valor en acciones de combate protagonizan el calendario del Ejército de Tierra

Isaac Asenjo
ISAAC ASENJOMadrid

Su actuación en lugares hostiles como Afganistán e Irak les valió un reconocimiento especial en su hoja de servicios. Porque el valor es algo que no tiene genero. Y Tamara, Alejandra, Úrsula o Ángela lo han demostrado de sobra. Dieciséis mujeres distinguidas por su valor en acciones de combate son las protagonistas del calendario del Ejército de Tierra. Y es que a día de hoy aún se tiene la creencia en determinados ámbitos sociales de que la mujer militar no está en primera línea de fuego. La institución celebra de esta forma los 30 años de la incorporación de la mujer a las Fuerzas Armadas y por primera vez son ellas y no ellos los que ocupan todas las páginas del almanaque.

Las protagonistas han salvado a compañeros o sobrevivido a ataques. Han estado presentes en tiroteos, enfrentamientos con tropas insurgentes, emboscadas o han respondido con firmeza al fuego enemigo. Cada mes aparece ilustrado con la imagen de una mujer, el lugar en el que ha demostrado su valor en enfrentamientos armados y la unidad a la que pertenece.

Algunas no hace mucho que se han atrevido a contar públicamente su experiencia en estos lugares hostiles. «Recuerdo el pensamiento de que había que salvarlo como sea». Lo cuenta Ángela Lloret, que recuerda lo que le ocurrió en Sangatehs (Afganistán) en 2011, cuando uno de sus compañeros resultó herido de bala y tuvieron que caminar durante una hora para que fuera atentido. Los 90 militares de su compañía pudieron volver a casa, solo tres eran mujeres. Ahora agraden que se destaque la labor de la mujer en el Ejército. «Las mujeres también estamos en primera línea de guerra», enfatiza María Jesús Patiño. Ella sabe bien lo que es estar ahí. En Diwaniya (Irak) abrió fuego en 2004, desde un helicóptero Cougar, como tiradora de ametralladora para apoyar a un contingente español que estaba siendo atacado en tierra. «Para mí solo era hacer mi trabajo», destaca.

Dentro del Ejército, hay tres mujeres que fueron condecoradas con la Cruz Militar con Distintivo Rojo, 17 con acreditación de Hechos de Armas, 9 con la Cruz al Mérito Militar con Distintivo Azul, 6 con la Cruz al Mérito Militar con distintivo Amarillo y 22 con Valor Reconocido. Unas mayúsculas que no son casuales.

Aunque también hay una cifra triste, la de las dos mujeres caídas en Afganistán que dieron su vida en misión: las soldados Niyireth Pineda Marín e Idoia Rodríguez Buján.

Las protagonistas de cada mes

Las fotografías del calendario se han elaborado en los lugares representativos de las ciudades donde están ubicadas las unidades de destino de las protagonistas.

La página del mes de enero es para la soldado Marquínez, actualmente desplegada en el Líbano junto a sus compañeros del 'Príncipe' nº 3. Apoyó la evacuación de un compañero herido de bala en Babi (Afganistán), en enero de 2011, y posteriormente acudió a reconocer el estado de un niño que había sido tiroteado por la insurgencia mientras recibía fuego enemigo.

Febrero trae la imagen de la cabo Fructuoso, de la Bandera 'Ortiz de Zárate', III de Paracaidistas. Defendió a un compañero herido mientras llegaba el helicóptero que le evacuó, en agosto de 2012, en Golojirac (Afganistán).

Las cabos Corbacho (marzo) y Gardete (septiembre) —ambas del Regimiento 'Castilla' nº 16—, y Cuartas (abril) —del Escalón Médico Avanzado del Ejército de Tierra—, destacaron en los distintos enfrentamientos contra fuerzas hostiles contra la base española en Irak y en emboscadas en Najaf y Diwaniya, que se produjeron en los meses de abril y mayo de 2004.

Por estas mismas acciones fue reconocido el valor de la sargento Parras y de la cabo Fernández López, que comparten el mes de julio con otra compañera de la Brigada 'Rey Alfonso XIII' II de la Legión, la cabo Ortiz, que participó en el apoyo a una unidad del contingente español que había sufrido una emboscada en Diwaniya, en abril de 2004.

La cabo 1º Quintás (octubre) y las cabos Porras (mayo) y Torres (junio) —todas ellas del Regimiento de Infantería Ligera 'Tenerife' nº 49— respondieron a los ataques de fuerzas hostiles en apoyo de las Fuerzas de Seguridad afganas que se encontraban cercadas por insurgentes, en noviembre de 2007, en el valle de Golestán (Afganistán).

La cabo Benakhlifa (agosto), del Tercio «Alejandro Farnesio» 4º de La Legión, en abril de 2004 en Diwaniya (Irak), respondió por el fuego al ataque que sufrió su patrulla de reconocimiento. La soldado Patiño (noviembre), del Batallón de Helicópteros de Maniobra IV, como tiradora de ametralladora de un helicóptero Cougar, les prestó apoyo.

La soldado Lloret (diciembre), del Regimiento de Cazadores de Montaña «América» nº 66, respondió al fuego enemigo mientras se atendía a un compañero herido de bala, y colaboró en su transporte hasta la zona de toma del helicóptero de evacuación, en Sangatehs (Afganistán), en septiembre de 2011.

Más información

 

Fotos

Vídeos