Los pactos copan la precampaña andaluza

Preparada para lo que pueda caer, aunque espera una campaña de respeto y centrada en los andaluces más que en posibles pactos. Pero inevitable hablar de ellos. "El día después, hablaré con todos los partidos e intentaré que todos los partidos sean capaces de aportar lo mejor que tengan por el bien de Andalucía", adelanta la actual presidenta andaluza, Susana Díaz. "Nosotros no salimos en las elecciones de Andalucía a negociar una investidura con la señora Susana Díaz", decía Pablo Iglesias, el secretario general de Podemos. Aunque Ciudadanos tiene claro que PSOE y la formación morada serán socios prioritarios. Y plantea su presidente, Juan Marín, los pactos al revés. "Si realmente el Partido Popular y el Partido Socialista estarían dispuestos o no a apoyar un Gobierno de Ciudadanos". Ellos, como garantes del cambio. No piensa lo mismo el PP. Su idea fuerza, única fuerza que garantiza desalojar al PSOE. "Nosotros no vamos a hacer concesiones al socialismo", ofrece Juanma Moreno, el líder de los populares andaluces. "Y por tanto, quien no quiere que gobierne el socialismo en Andalucía, que vote al Partido Popular, no al resto", añadía Pablo Casado. El presidente del PP, volcado con Andalucía; quiere que sea su primer gran triunfo electoral que acabe con la derrota de Pedro Sánchez y sus presupuestos. "La receta socialista de siempre: más gasto, más impuestos, más déficit, más deuda y por tanto, más desempleo. Esto nos lleva al paro masivo de nuevo. Ésta es la base, el pilar de la nueva recesión en España". Y entregados al separatismo, como también apunta Begoña Villacís, portavoz de Ciudadanos. "Es condicionar unos presupuestos al apoyo de quienes quieren romper España". Para Podemos, un pequeño triunfo. "Eso lo hemos conseguido porque en su momento dijimos que 'no' al pacto de Rivera con Sánchez. Que a nadie se le olvide", apunta Iglesias. La precampaña, la de las nacionales, también ha empezado.