La petición de extradición de España frena la puesta en libertad de Josu Ternera

La noticia sorprendía, apenas un mes después su detención la que ponía fin a 17 años de burla a la justicia por parte de Josu Ternera, la justicia francesa decretaba su puesta en libertad inmediata. El que fuera máximo dirigente de la banda terrorista ETA iba salir de prisión solo 34 días después de haber ingresado. Estaba todo listo, sus hijos le esperaban en la puerta. Pero justo antes de que eso se produjera, José Antonio Urrutikoetxea era trasladado hacia la Dirección General de Seguridad Interior. Acababa de ser detenido de nuevo a la espera de que sea procesada la orden de extradición tramitada por España. Se frena así, al menos de momento, su puesta en libertad. La orden se le tiene que notificar en un plazo máximo de 48 horas y será de nuevo el Tribunal de Apelación de París quien decida si vuelve a prisión o queda libre. Ahí comparecía horas antes, argumentando su frágil estado de salud para que fuera puesto en libertad. Y así se acordó, una decisión que ahora queda en suspenso.