La posible inhumación de Franco en la Catedral de la Almudena ensombrece los actos de la patrona de Madrid

Madrid está de fiesta este viernes por la Almudena, pero pocas veces ese lugar había estado tan en boca de todos por el intento del Gobierno de frenar que los restos del dictador acaben en la emblemática catedral madrileña. Durante la celebración del acto, la alcaldesa también ha mostrado su rechazo: "Una actitud contraria a la democracia como fue una dictadura el que tenga un lugar de exaltación". El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, critica la exhumación del Valle de los Caídos sobre el que tiene que emitir un informe no vinculante: "Este gobierno intentó donde no había un problema sacar uno. Creo que hay que dejar que hagan el ridículo ellos solitos y lo están haciendo pero a lo grande". En la puerta de la cripta de la catedral, la de la discordia, la ultraderecha también pide que Franco no salga del Valle.-Redacción-