El PP traslada a Vox la presión del relevo andaluz para neutralizar sus exigencias

Los populares negocian con Ciudadanos asumir la cartera de Hacienda y dejar Economía y Empleo al partido de Rivera

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

La reunión entre los secretarios generales de PP y Vox será hoy en Madrid y los populares aspiran a no enredarse más con las exigencias del partido de Santiago Abascal. Desde la calle Génova, se intentó ayer, de hecho, reencauzar las negociaciones para hacer posible el relevo en la Junta de Andalucía sin que la formación se vea arrastrada por las demandas, algunas difícilmente asumibles, de la extrema derecha en asuntos de calado nacional. Los conservadores intentaron trasladar toda la presión a su socio potencial: o permite el cambio o será el responsable de la continuidad del PSOE en el Gobierno andaluz. «La única esperanza de Susana Díaz -resumió su número dos, Teodoro García Egea- se llama Vox».

Puede que la del PP con su competidor en la derecha sea una de las relaciones más difíciles de administrar tras la crisis del bipartidismo. Y si algo ha quedado claro en las conversaciones para la investidura de Juanma Moreno en Andalucía, es que será la dirección nacional del partido la que gestione el trato con los de Abascal. Hoy va a ser García Egea quien se reúna con su homólogo, Javier Ortega Smith, para desbloquear la elección del presidente andaluz y fuentes populares muestran sus reticencias a que en ese encuentro se aborden asuntos como la reforma de la ley de violencia de género, una de las pretensiones de Vox. «No se hablará de eso -apuntan-; de Andalucía, lo que quieran».

EL CALENDARIO

9 y 10 de enero.
La presidenta del Parlamento andaluz iniciará el miércoles la ronda con los portavoces de los cinco grupos. A partir de estos encuentros propondrá al candidato a la Presidencia de la Junta de Andalucía que más apoyos tenga.
11 de enero.
La presidenta reunirá el viernes a la Mesa del Parlamento, a la que llevará el nombre de la persona que en su opinión debe someterse al debate de investidura por reunir los apoyos necesarios.
16 de enero.
Aunque la fecha no está cerrada, los grupos parlamentarios creen que el debate de investidura se convocará el miércoles de la próxima semana.

En todo caso, en público el PP ha seguido lanzando en las últimas horas mensajes encaminados a atraer a su posible aliado. El secretario general de los populares, en entrevistas en Telecinco y A3, defendió ayer como «más lógico» que el debate sobre la normativa de género o sobre si hay que dar mayor cobertura a hombres, niños o ancianos que sufren agresiones en su entorno familiar se aborde «sosegadamente» en el Congreso. Lo que, en otras palabras, significa que no descarta una modificación legal.

«Yo digo que todas las leyes se pueden mejorar y, por tanto, no estoy en contra, sino a favor de proteger todo aquello que no esté protegido adecuadamente por la ley y de perseguir denuncias que, en ocasiones, pudieran ser no adecuadas a los hechos», le concedió a Vox. «Esto no va de mujeres contra hombres o de hombres contra mujeres -añadió- sino de agresores contra víctimas».

Fuentes del PP, que no pertenecen a la cúpula, confían en que este viraje se deba al calor de la negociación, pero hay quienes en el partido se llevan las manos a la cabeza por que el equipo de Pablo Casado haya aceptado el marco de debate sobre la violencia de género que plantea Vox. Creen que se corre el riesgo de desdibujar la realidad que sufren las mujeres y piden marcar distancias.

Pacto blindado

Al menos en lo que concierne a Andalucía, las conversaciones con Vox no parece que puedan propiciar cambios en el acuerdo de gobierno que PP y Ciudadanos han firmado, tanto en materia de violencia de género como en los demás apartados. El partido de Albert Rivera, que ha aprovechado el acercamiento de los populares a Abascal para resituarse en el centro, reiteró ayer que no admitirá que se altere «ni una coma» del documento. Pero para poder gobernar, necesitan en el Parlamento autonómico el beneplácito de Vox.

Mientras tanto, populares y liberales siguen diseñando la estructura del próximo gobierno de la Junta de Andalucía -formará parte del pacto de investidura- y el reparto de responsabilidades, que podría abordarse definitivamente el fin de semana. Por ahora, y sin que el acuerdo esté cerrado, barajan rebajar a diez las consejerías. El PP, según fuentes del partido en Andalucía, ejercería la Presidencia y administraría Hacienda; Ciudadanos se encargaría de la gestión de Economía y Empleo, además de la Vicepresidencia y de asumir, posiblemente, las competencias en materia de regeneración democrática.

Cs se niega a cambiar el acuerdo de Gobierno del PP para contentar a Vox

El PP y Ciudadanos (Cs) avanzan en las negociaciones y barajan concretar esta semana el pacto para el nuevo Gobierno en Andalucía, antes del que el viernes se conozca la fecha de la investidura, un acuerdo que no tiene intención de modificar la formación naranja para contentar a Vox.

La advertencia de Ciudadanos la ha planteado su secretario general, José Manuel Villegas, quien ha avisado de que su formación no está dispuesta a cambiar «ni una coma» del pacto de gobierno en Andalucía para «contentar» a Vox, al PSOE o a Adelante Podemos.

En una entrevista en Antena 3, Villegas ha remarcado que el acuerdo, 90 medidas «cerradas» que el partido ultima con el PP, es fruto de la negociación con el PP y que Ciudadanos no va a modificarlo ni por «exigencias» de Vox, ni del PSOE ni de Adelante Andalucía.

Más información: