Profesores y alumnos de Badajoz piden soluciones urgentes ante el calor extremo que están sufriendo

El mismo calor que hace fuera, lo tienen los niños dentro de clase. Temperaturas asfixiantes por encima de los 30 grados que hacen muy difícil impartir y recibir cualquier materia. En Badajoz exigen que se recorten las jornadas lectivas hasta que el calor amaine y piden, de cara al próximo verano que se instalen aparatos de aire dentro  de las aulas. Amenazan además con protestas si no les dan una solución en las próximas 24 horas. Protestas en forma de parones que llegan ya hoy a algunos institutos de Sevilla donde las temperaturas ascienden a 35 grados dentro de las aulas. Medidas desesperadas que llevan a padres a comprar ventiladores para que sus hijos puedan estar en clase. Pero de momento no les queda otra que tener paciencia porque el calor continuará como mínimo  hasta mañana y  hasta entonces las aulas seguirán pareciendo saunas.