Los Reyes acuden al inicio de temporada del Teatro Real en una velada en la que se colaron los lazos amarillos

El Teatro Real abría anoche sus puertas para la inauguración de su nueva temporada con una calurosa bienvenida a los reyes que presidian desde un palco uno de los eventos culturales más importantes del año. Velada doblemente importante porque se celebraba también el bicentenario del edificio. La obra elegida para tan señalada en esta ocasión, la opera Fausto, interpretada por la compañía catalana la Fura dels Baus. Una representación impecable con una merecida ovación que se vio truncada al final, cuando tras los saludos de los actores, dos miembros del equipo, un escenógrafo y un figurinista aparecían con un lazo amarillo en su camiseta. Sentimientos encontrados en el público, multitud de aplausos mezclados también con abucheos al grito de fuera. Una apertura de curso muy esperada que ha llegado también cargada de polémica.