Zapatero admite que habló por teléfono con Junqueras antes del juicio

El expresidente espera que la sentencia contra los líderes del 'procés' permita recuperar la convivencia y el diálogo

CRISTIAN REINO

El expresidente del Gobierno central, José Luis Rodríguez Zapatero, ha desvelado esta mañana en una entrevista radiofónica que antes del inicio del juicio del 'procés' habló telefónicamente con el exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras. Ha dicho que la conversación fue muy breve y que el líder de Esquerra le dijo que está a favor del diálogo. «El diálogo no solo es el camino, es un fin en sí mismo», ha dicho.

En una entrevista en Rac-1, no ha querido dar detalles sobre el contacto telefónico, pero sí ha señalado que el presidente del Gobierno fue informado de la interlocución con Junqueras. «Me llamaron y me pasaron con Junqueras», ha asegurado. Tampoco ha apuntado si Junqueras estaba en la prisión de Soto del Real o en Lledoners. También ha admitido que tiene un interlocutor en común con Carles Puigdemont. «Con él directamente no he hablado», ha señalado. «Pero tenemos un amigo común», ha apuntado, que ha facilitado el intercambio de mensajes entre ambos. A su juicio, la situación de Puigdemont es la «más complicada» de la actual crisis entre las instituciones catalanas y las españolas. «Estamos ante un expresidente que se siente presidente», ha admitido.

Zapatero no ha precisado si considera o no como presos políticos a los dirigentes secesionistas encarcelados, ha rechazado referirse a ellos como golpistas y no ha descartado el indulto. Además, se ha mostrado favorable de que la sentencia del Supremo contra los líderes del 'proces' «permita recuperar la necesaria convivencia». «Ojalá no comprometa el diálogo», ha asegurado. También ha abogado por tratar de «aislar la sentencia» del escenario político, pues a su entender la cuestión catalana debe resolverse desde la política y no desde los tribunales o la política. Y ha opinado que el Rey puede ser un factor que contribuya a que el diálogo pueda ser factible. Zapatero ha rechazado un referéndum, que considera un fracaso para la convivencia, e incluso ha vaticinado que en una generación no habrá más consultas de este tipo en el ámbito internacional.

Sobre la investidura española, ha descartado el adelanto electoral y se ha inclinado por el apoyo del PSOE en los partidos soberanistas. «Ojalá que esta legislatura sirva de palanca para el diálogo a fondo con los nacionalistas e independentistas», ha señalado. Y respecto a la crisis de Ciudadanos, ha apuntado que siempre ha visto a Albert Rivera de «derechas, derechas». «Ha optado por algo preocupante», ha dicho, como es sentarse con Vox y cuestionar el compromiso constitucional del PSOE.