Comillas otra vez

Hoy se ha reunido el patronato de la Fundación Comillas, por primera vez en esta legislatura./
Hoy se ha reunido el patronato de la Fundación Comillas, por primera vez en esta legislatura.

Revilla regresa a su idea: anuncia un proyecto "estratégico", e inmediato, para reconvertir la localidad en una universidad internacional del español. Sin embargo, tiene que partir de cero

DAVID REMARTÍNEZSantander

Hay viejas convicciones que se caen, como la histórica demanda del AVE, y otras que permanecen en la carpeta donde Miguel Ángel Revilla configura su Cantabria ideal. El presidente sigue pensando que su visión de Comillas como universidad del español, un gran enclave educativo para enseñar el idioma, merece concentrar los esfuerzos y el dinero de la Administración autonómica. Por eso la resucitará con un desarrollo inmediato, que en su etapa anterior estaba asociado a Colegios del Mundo y hasta apadrinado por la Casa Real, pero que fue descartado durante el Gobierno de Ignacio Diego. Revilla ha presidido hoy la primera reunión del Patronato de la Fundación Comillas en la Universidad Pontificia y allí ha anunciado que desplegará "un plan estratétigo en tres o cuatro meses". No ha concretado nada sobre el contenido.

Casi tendrá que "partir de cero", según ha reconocido el regionalista. Colegios del Mundo necesitaba 58 millones de euros para nacer, que iban a financiarse con una multimillonaria aportación del Banco Europeo de Inversiones. Sin embargo, la potencial subvención desapareció tras modificar el PP las prioridades financieras en los años de los recortes. No obstante, y aunque había manifestado su oposición al plan, Diego sostuvo que la anulación había partido del propio Patronato, y no de su Ejecutivo. Sea como fuere, se alivió. Y sea como fuere, para Revilla, aquello "fue un disparate" (pueden leer una completa crónica de aquella controversia pinchando aquí).

Y como "no se puede resperdiciar" su propuesta para Comillas, Revilla la remozará. Tendrá que proponer, pero no desmantelar, pues el anterior consejero de Educación, Miguel Ángel Serna, bosquejó algunas alternativas que no desembocaron en nada. El Gobierno del Partido Popular intentó vender parte del suelo, el reservado inicialmente para las residencias del profesorado de Colegios del Mundo, a fin de sufragar las obras rehabilitación pendiente en el complejo (que es el segundo problema de este asunto).

También ofreció a inversores externos las instalaciones de la Fundación para todo tipo de actividades. Diego se llevó la oferta bajo el brazo incluso en su viaje institucional por México, pero volvió de vacío. En lo académico, pretendía atraer a estudiantes de Estados Unidos o Rusia a la oferta educativa ya en marcha, pero también esa voluntad no pasó de tal condición. Por ahora, las aulas están vacías en su mayor parte. Tampoco consiguió Diego hacer causa común con el Ayuntamiento de Comillas, gobernado por la regionalista María Teresa Noceda.

Revilla sostiene ahora que conoce a dos empresas interesadas, según avanzó en el foro económico de este diario. Habrá que ver. Esta mañana, le han respaldado en el patronato los nuevos consejeros del Gobierno: Eva Díaz Tezanos (vicepresidenta), Juan José sota (Economía), Francisco Martín (Industria) y Ramón Ruiz (Educación).

Entre los pauntes que sí ha adelantado el presidente, éste ha señalado que la inversión que se necesita tendrá que ser mixta, pública y privada. "Lo que sobra en el mundo es dinero y lo que falta son proyectos ilusionantes", ha sentenciado. La cultura, la educación y la enseñanza del español estarán en la base del nuevo proyecto pero también se pondrán en marcha otras iniciativas, probablemente relacionadas con las nuevas tecnologías y la innovación, ha apuntado.

Y no ha perdido ocasión de lamentar el retroceso de la importancia de Comillas con el Gobierno del PP. "Había un patronato con un poderío enorme desde el punto de vista intelectual y financiero", ha dicho Revilla tras entrar en la reunión del Patronato en una sala en la que antes, ha dicho con nostalgia, estaban presentes tres ministros del Gobierno, empresarios como Emilio Botín, César Alierta o Isidro Fainé, los rectores de las tres universidades presentes en Cantabria y el presidente de la Fundación Carolina, ha apuntado.

Ha defendido que en Comillas "caben muchas cosas" y que el objetivo es que "aporten actividad que genere riqueza y pongan en el mapa del mundo no un edificio que fue sino un edificio que es y que ha de acoger algo productivo para la comunidad autónoma".

También ha asegurado que sin la apuesta que hizo el anterior Ejecutivo de coalición "esto sería una ruina, se habría caído" y que si hubiera gobernado cuatro años más, Cantabria tendría en Comillas "todo un valor inmobiliario rejuvenecido y actualizado para poder hacer una oferta al mundo", aunque algún proyecto "hubiera fracasado".

 

Fotos

Vídeos