Los nombres franquistas ya son historia en San Vicente

Un operario, con dos de las placas que serán instaladas./
Un operario, con dos de las placas que serán instaladas.

El Ayuntamiento coloca las nuevas placas identificativas delas calles con las denominacioneselegidas por los vecinos

SARA TORREsan vicente

Las placas con los nuevos nombres de las calles de San Vicente de la Barquera, en consonancia con la Ley de Memoria Histórica y atendiendo a las preferencias de los vecinos tras una consulta popular, lucirán desde hoy en un azul más vivo que el que tenían las anteriores, en relieve y con el escudo del municipio en la esquina superior izquierda a todo color. Los letreros se recibieron en el Ayuntamiento el miércoles a última hora, y los obreros municipales comenzaron a colocarlos ayer. Hoy, a primera hora, habrán finalizado. Así lo explicó el concejal de Obras, Marín Chaves (IU- Ganemos), que recordó que «el objetivo era respetar la Ley de Memoria Histórica eliminando estas placas que exaltaban la dictadura que sufrimos en España». Sobre el sentir de los vecinos, el concejal supone que «habrá un poco de todo: el que quería que salieran estos nombres estará más contento y el que no un poco más disgustado; pero en general, todos deberíamos estar contentos porque se está llevando a cabo una ley». Personalmente, Chaves, se alegró especialmente: «Llevamos diez años para hacer esto y por fin está». Además, consideró que ha servido también para «poner San Vicente a la vista de toda España», porque han llamado de varios Ayuntamientos preguntando cómo se había gestionado el cambio.

Con el fin de que las placas estén más visibles que las antiguas, se han colocado dos nuevas en la Avenida de Los Soportales que estarán a la altura del Restaurante El Pescador y el Bar El Manantial, respectivamente. Por su parte, se mantienen las ubicaciones que tenían las anteriores en la tienda Cristi y en el Bar El Barquereño. En el caso de la Plaza Mayor del Fuero, las nuevas placas pasarán a ocupar el lugar que dejan las antiguas, a la altura del Banco Santander y Liberbank, respectivamente. Los nuevos nombres sustituyen a la Avenida del Generalísimo Franco y a la Plaza José Antonio y se eligieron mediante una consulta popular que daba a elegir entre tres opciones a través de internet y de una urna ubicada en la Oficina de Turismo.