Los zamarrones toman Piasca

Participantes en el carnaval de la Piasca./
Participantes en el carnaval de la Piasca.

La distinción de "Campanero de la Paré" fue para Vicente Blanco, de 89 años, vecino de la localidad de Los Cos, que durante toda una vida ejerció el oficio de pastor

PEDRO ÁLVAREZSantander

La localidad lebaniega de Piasca volvió a vivir este sábado la fiesta del carnaval. En esta ocasión los campaneros, zamarrones e integrantes de la comparsa de la asociación cultural Andruido en la paré de Piasca, organizadores de los actos, estuvieron acompañados por las asociaciones Folions Rurais Viana de Bolo, de la localidad gallega de Ourense, y Toros y Guirrios, de Velilla de la Reina, de León, que compartieron la jornada junto con la Banda de Gaitas La Montaña; LEscañetu, y la Cofradía del Aguardiente de Orujo y Vino de Liébana, uniendo tradiciones y folclore popular, en un día donde acompañó el buen tiempo, acudiendo a los actos gran número de personas.

Entre las autoridades presentes se encontraba Julio Cires, presidente de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia; el alcalde anfitrión, Jesús Fuente, del Ayuntamiento de Cabezón de Liébana, junto a los alcaldes de Potes, Pesaguero, Cillorigo de Liébana, y Camaleño; Francisco Rodríguez y Santiago Recio, diputados del PP, y Juan Jiménez, sargento responsable del puesto de guardia civil de Potes, entre otros.

El presidente de la asociación, Ismael Blanco, acompañado de los integrantes de la junta directiva, y de las autoridades, dio la bienvenida a todos los asistentes a la fiesta, en el interior de una carpa habilitada en la localidad lebaniega, donde se realizaron los actos de entrega de las distinciones de socio de honor y de Campanero de la Paré.

En el interior de la carpa, después de visionarse un vídeo sobre el carnaval de Piasca, se hizo entrega de la distinción de socio de honor a la Cofradía del Aguardiente de Orujo y Vino de Liébana, por su contribución y entrega a la asociación.

Seguidamente, se entregó la distinción de "Campanero de la Paré" a Vicente Blanco, de 89 años, vecino de la localidad de Los Cos, que durante toda una vida ejerció el oficio de pastor, y que desde su niñez vivió y participó en la fiesta del carnaval por los pueblos del concejo de la Pared de Piasca. Blanco, emocionado, recibió el diploma, y entregó el carnet de socio a un biznieto. Vicente, recordó su infancia, cuando íbamos por las casas en estas fechas, recogiendo huevos o chorizos con los trajes de carnaval. Siento nostalgia de aquellos años, donde disfrutamos tanto de una fiesta, que significa tanto para todos los que hemos nacido en el concejo de Piasca.

La asociación organizadora, entregó también un diploma al presidente de la asociación Toros y Guirrios de Velilla de la Reina.

Ismael Blanco, presidente de la asociación organizadora, estaba muy satisfecho con la acogida recibida por todos los asistentes a los actos, indicando que ha venido mucha gente a Piasca y creo que ha gustado mucho la presencia de las asociaciones invitadas. Esta es una fiesta que está abierta a todos los que quieran disfrutar de un buen día de carnaval, e invitamos a aquellas personas que lo deseen a disfrutar de esta tradición, que forma parte de nuestras costumbres más ancestrales.

Por la mañana, hubo una ruta guiada por los pueblos integrantes de la Paré de Piasca, ofrecida por el programa Naturea Cantabria, de la Red Cántabra de Desarrollo Rural, y una visita guiada en la iglesia románica de Santa María de Piasca, así como se inició un parque infantil para los más pequeños. Además, en el interior de la carpa, hubo una exposición fotográfica, que reflejaba la cultura, tradiciones y carnaval de Piasca.

Antes de la comida, los integrantes de las asociación organizadora, acompañados por la asociación de Viana do Bolo, realizó un recorrido por las calles de Piasca.

Después de degustarse una paella en la carpa, y de tomar un té con orujo que ofreció la asociación del Aguardiente de Orujo y Vino de Liébana, todos los integrantes de las asociaciones se desplazaron por la tarde hasta la localidad de Ojedo, donde se inició un desfile hasta la villa de Potes, recorriendo sus calles, que concluyó con una foto de familia en las escalinatas de la Torre del Infantado.

Por la noche, actuarán en Piasca los Hermanos Cossío, y después habrá una animada verbena amenizada por el dúo Picos de Europa, para concluir una jornada repleta de tradiciones carnavalescas.

Tres asociaciones desfilaron con sus trajes

Los integrantes de la asociación Folions Rurais Viana de Bolo, de Ourense, acudieron a la fiesta con los folions que son personas de diferentes edades que con tambores, cuernos y diversas herramientas agrícolas, realizaban sonidos con ritmos distintos, y los boteiros, con trajes de gran colorido que llevaban máscaras y una pantalla sobre la cabeza, así como cencerros en un cinturón de cuero alrededor de la cintura, y que daban saltos sobre la monca, un palo de colores. Por su parte, la asociación leonesa Toros y Guirrios de Velilla de la Reina, asistieron con los trajes de los guirrios, personajes vestidos de blanco, que llevaban abanicos multicolores y cencerros, así como varas de mimbre, provocando carreras persiguiendo a las mozas, y los toros blancos, que acompañaban a los guirios, que debían conseguir que las mozas fueran volteadas por encima de los cuernos. Junto a ellos, los lebaniegos integrantes de Andruido en la paré de Piasca, con los campaneros, haciendo sonar grandes campanos; los zamarrones, vestidos de blanco, con sus caretas realizadas con pieles y cuernos de animales, y la comparsa de carnaval, compuesta por mujeres de diferentes edades con sus trajes vistosos y sus cestas de mimbre. En esta ocasión debido a la polémica suscitada, a pesar que se demostró con documentos que la piel de oso del disfraz del pasado año era legal, la asociación quiso que este año se volviera a sacar el disfraz de oso realizado con piel de moutón. Pero sin duda, lo importante fue que gran número de personas pudieron disfrutar de todo un espectáculo multicolor, con sonidos espectaculares.

 

Fotos

Vídeos