Nadie quiere gestionar el matadero de Liébana

El matadero abrió sus puertas en el año 2010./
El matadero abrió sus puertas en el año 2010.

La Mancomunidad renuncia por lo que la Consejería de Medio Rural ha asumido la puesta en marcha de unas instalaciones que permanecen cerradas desde junio de 2013

PEDRO ÁLVAREZSantander

La Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia ha renunciado a la concesión del matadero devolviendo así la gestión a la Consejería de Medio Rural para que sea ésta quien vuelva a poner en marcha unas instalaciones que permanecen cerradas desde junio de 2013.

La Mancomunidad, en una sesión de carácter extraordinario, aprobó este viernes la renuncia a una concesión que la Consejería le había otorgado en 2009 por un periodo de 75 años. Según explicó Julio Cires, presidente de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia, "la Consejería se compromete a seguir prestando en estas dependencias un servicio de matadero para atender la demanda de los ganaderos de la comarca y la agrupación de municipios adquiere el compromiso de utilizar todos los medios a su alcance para que se pueda desarrollar la actividad del matadero".

En junio de 2013 el matadero de Liébana, que había iniciado su actividad tres años antes, cerraba sus puertas después de que la empresa concesionaria, Carnes Picos de Europa-Liebana S L, anunciase que no era viable la actividad. La inversión del Gobierno de Cantabria en las obras ascendió a 3,5 millones de euros. Desde entonces, no se ha vuelto a abrir de nuevo al público.

En la sesión de este viernes, Julio Cires explicó a los representantes de los ayuntamientos los pasos dados en los últimos meses para hacer efectiva la renuncia a la concesión del matadero. Así, en noviembre pasado se celebró una reunión con el consejero de Medio Rural y tras el encuentro se elaboró un informe en el que se recuerda que a finales de 2015 se creó de una comisión de estudio sobre el matadero, se redactó una memoria de la actividad y se emitió un informe donde se señalaba "la sostenibilidad financiera del matadero, siempre que la prestación del servicio se realizase por concesión".

Meses más tarde, en enero de 2016, el Consejero de Medio Rural autorizó a la Mancomunidad la prestación de servicio de matadero. Posteriormente, se emitieron dos informes negativos por parte de la subdirección general de Relaciones Financieras con las Entidades Locales al no cumplirse los requisitos exigidos del periodo medio de pago, "por lo que la Mancomunidad solo podía ejercer la competencia de matadero de Liébana, cuando acreditase la sostenibilidad financiera", explico Cires. Es el pasado 31 de enero cuando en un nuevo encuentro con Jesús Oria, la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia decide «renunciar a la gestión del matadero y que sea la propia Consejería la que ponga en marcha la instalación".

 

Fotos

Vídeos