Cuando George encontró a Julia

La pareja cinematográfica de moda en Hollywood vuelve a la carga bajo las órdenes de Jodie Foster en 'Money Monster'

Julia Roberts y George Clooney durante una sesión de fotos./
Julia Roberts y George Clooney durante una sesión de fotos.
EDUARDO R. PANEQUE

"Estaba demasiado ocupado con la ruptura entre Tom (Cruise) y Nicole (Kidman)", aseguró George Clooney cuando se le señaló como 'culpable' del fin de la relación entre Julia Roberts y Benjamin Bratt hace más de una década. Es el Hollywood 'progre' que no concibe que una pareja heterosexual pueda ser 'nada más que amigos'. Un apego afectuoso reconvertido en relación laboral en no pocas ocasiones.

La rumorología que siempre ha rodeado a ambos surgió a raíz del primer 'robo' de Danny Ocean en Las Vegas ('Ocean's Eleven', 2001), que a su vez sería el primer encuentro de la pareja en la gran pantalla. Clooney no se ha cansado de recordar que para convencer a Roberts le envió un billete de 20 dólares junto a una nota que decía: "Hemos oído que es lo que cobras por película" (en referencia al caché de 20 millones de dólares de la estrella). Independientemente de lo que se embolsase finalmente lo cierto es que la cinta rozó los 500 millones de recaudación en todo el mundo y, a día de hoy, sigue siendo la película más taquillera de la filmografía de la 'novia de América'. También de él, con la salvedad de su testimonial presencia en 'Gravity' (716 millones de dólares).

La eterna 'Pretty Woman' había acudido al asalto de los casinos Bellagio, Mirage y MGM con un Oscar bajo el brazo ('Erin Brockovich', 2001). Él tendría que esperar unos añitos más para recibir el suyo como secundario en 'Syriana'. No fue el único. En su palmarés suma un segundo como productor de 'Argo' (2012) aunque no consiguió repetir el mismo éxito con una de las películas más prometedoras de la temporada siguiente, 'Agosto', y que, precisamente estaba coprotagonizada por su buena amiga.

Con ella también debutó en la dirección en el año 2002. Aunque 'Confesiones de una mente peligrosa' no está a la altura de las posteriores 'Buenas noches y buena suerte' o 'Los idus de marzo', Clooney mantuvo el 'tipo'. Pocos hubieran esperado que continuase sus pinitos tras las cámaras tras sus escucharle decir irónicamente en varias entrevistas: "La mayoría de mis películas no han ido tan bien, me sorprende continuar trabajando".

Si en este siglo han dispuesto su carrera laboral en paralelo, no sucedió así en la década anterior cuando se pisaban los talones: él hizo un cameo en 'Friends' durante su primera temporada (1x17); ella llegaría unos episodios después, para el especial Superbowl (2x13). Tampoco llegaron a coincidir en la saga de 'Batman': Clooney acabaría siendo miembro de ella a pesar de las reticencias iniciales; Roberts nunca quiso ni oir hablar del guión que recibió para interpretar a Poison Ivy.

El 'efecto 2000' lo cambió todo y ahora pasean su complicidad bien sea por la 'alfombra roja de Cannes', montados en el 'Carpool Karaoke' del 'showman' James Corden, tarareando 'We are the champions' junto a la cantante Gwen Stefani o esperando a que Ryan Murphy les una en algún proyecto. Tampoco han faltado los vídeos reivindicativos conjuntos en defensa de los derechos civiles o el apoyo a la campaña de Hillary Clinton.

"La gran beneficiada de nuestra amistad ha sido Jodie Foster aunque nos tuvo separados físicamente durante todo el rodaje", aseguró Julia Roberts durante la promoción de 'Money Monster'.

¿Y la próxima, para cuando?