Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 2 meses gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

Homeland, la grandeza de Carrie Mathison

'Homeland' mantiene el ritmo en su última temporada y se prepara para un gran final

Claire Danes sigue al frente de 'Homeland' siete temporadas después./
Claire Danes sigue al frente de 'Homeland' siete temporadas después.
Mikel Labastida
MIKEL LABASTIDAValencia

Un personaje demuestra lo bien escrito que está cuando se enfrenta a las situaciones más inverosímiles, sigue funcionado e incluso resulta creíble ante el espectador más avezado. Hemos asistido a la caída de no pocos protagonistas cuando los guionistas les involucraban en acciones imposibles o les sometían a giros injustificables. Ahí se descubría que no eran, en realidad, tan buenos personajes como parecía en un principio.

A Carrie Mathison la hemos visto asistir a todo tipo de crisis como agente de la CIA, librarse de represalias pese a saltarse todas las líneas y lograr seguir en activo pese a no establecer ningún control con la enfermedad que padece. Pues bien, con todo esto, Carrie sigue convenciendo al espectador. Puede con todo. Y eso que en la séptima temporada, que ha terminado de emitirse recientemente, ha estado más descontrolada que nunca.

'Homeland' es Carrie Mathison. Muchos dudaban de que la ficción americana pudiera sostenerse solamente en ella tras la salida del sargento Brody en la tercera temporada, pero se equivocaban. Una vez resuelta la trama del soldado traidor, la serie se reinventaba y se convertía en uno de los mejores thrillers de los últimos tiempos. La historia tomaba aire, la acción se trasladaba a Islamabad y colocaba a los agentes de la CIA intentando capturar a un líder terrorista talibán que recibe en secreto ayuda por parte de los servicios de inteligencia pakistaníes.

Mandy Patinkin y Morgan Spector acompañan a Claire Danes en la séptima temporada de 'Homeland' (2018).

Comenzaba además el descenso a los infiernos de la protagonista, que se mantendría e iría creciendo en temporadas posteriores (ya en otros escenarios, como Berlín o Nueva York). La hemos visto utilizar su sexualidad para seducir a un adolescente, desatender a su hija recién nacida, desconcertar a todos aquellos que trabajaban con ella... Hemos visto a Carrie en situaciones adversas y otras cuantas indefendibles. Hemos sido testigos de cómo se saltaba todas las pautas para controlar su bipolaridad y de cómo su situación laboral se complicaba hasta no lograr apoyos en ninguna parte. Pero seguimos confiando en ella, continuamos de su lado. Ese es el valor de 'Homeland': la potencia de su personaje principal. Porque al final Carrie es una víctima en muchos sentidos: del sistema, de un mundo gobernado por hombres, de una familia que no la comprende... Y es imposible no solidarizarse con ella.

En el inicio de la última temporada nos encontramos con la presidenta Elizabeth Kane tras salvarse de un intento de asesinato, obsesionada por restablecer el orden en el país, y desconfiando de todos los que estaban a su alrededor, incluida la propia Carrie, que de nuevo se convertía en víctima de una injusticia. No satisfecha con la decisión tomada por la dirigente de la Casa Blanca, la exagente de la CIA investigaba por su cuenta quién había intentado acabar con ella.

Si el año pasado conseguía desenmascarar la conspiración con la que se intentaba evitar que la presidenta electa de Estados Unidos tomase posesión, esta vez le tocaba descubrir la trama urdida para frenar su mandato. En esta batalla se ha encontrado en el brete de lidiar con oradores televisivos, espías rusos y políticos traidores. Estos episodios, como siempre, han servido para tratar y polemizar sobre temas de actualidad, como el peligro de las 'fake-news' o el uso indiscriminado de las armas en Estados Unidos.

El interés, sin embargo, ha estado de nuevo en Carrie, que ha ido encadenando decisiones terribles, después de que la medicación que tomaba para controlar su bipolaridad dejase de actuar de manera efectiva. Y es así como la protagonista de 'Homeland' ha tenido que enfrentarse a su peor enemiga, ella misma, la única a la que no sabe ni puede vencer. Y así la dejamos de cara a una temporada final, ya anunciada, para 2019, en la que nos reencontraremos con la exagente en una situación desesperada. Y no será fácil que 'Homeland' encuentre un destino halagüeño y justo para su protagonista.

Lo que sí es indiscutible es que el de Carrie es un personaje que merece pasar a la posteridad y subir al olimpo de los grandes, junto con Tony Soprano o Don Draper, después de las numerosas vicisitudes que ha superado con éxito.