Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 2 meses gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

'Represalias', malditos vecinos

La producción de la BBC parte de un doble asesinato para diseccionar hasta donde está dispuesto a llegar un ser humano

El reparto de la miniserie 'Represalias' (2016)./
El reparto de la miniserie 'Represalias' (2016).
Borja Crespo
BORJA CRESPO

Bucear en los catálogos de las plataformas de entretenimiento en streaming se está convirtiendo en una tarea no ya ardua sino prácticamente imposible. Día a día las referencias aumentan, nutriendo sin descanso una programación bajo demanda que se expande como el universo. Debido a este crecimiento sin visos de estancarse se agradecen las recomendaciones en un vasto panorama audiovisual donde resulta vital gestionar el tiempo libre frente a las pantallas. Algunos títulos pasan inadvertidos irremediablemente, como es el caso de la mini-serie 'Represalias', perdida en la parrilla de Netflix.

Producida por Two Brothers Production para BBC, fechada en 2016, consta de cuatro intensos capítulos cercanos a los 60 minutos cada uno, lo que siempre es de agradecer. Entre tres y ocho entregas es la duración ideal de una temporada, viendo cómo se acumula el trabajo, algo que los británicos saben muy bien. Los hermanos Jack y Harry Williams, creadores de la serie 'The Missing', un thriller centrado en niños desaparecidos, y 'Tripped', sobre universos paralelos, ejercen de guionistas, además de productores junto a Christopher Aird, Colin Wratten y William McGregor. Este último afronta la labor de dirección, cumpliendo sin salidas de tono con una propuesta coral que echa andar por el sendero de los relatos de suspense en la línea de Agatha Christie para pervertirse a medida que avanza la trama y desvelar los secretos (y deseos) ocultos de dos familias vecinas cuyas vidas se retuercen debido a una tragedia que enciende la mecha de una animadversión latente.

Siempre es bienvenida una ficción donde la intriga planteada es lo de menos: los secretos que esconden los personajes, la relación entre ellos y el lado perverso del ser humano que va saliendo al exterior es lo realmente importante.

Juliet Stevenson es una de las protagonistas de 'Represalias' (2016).
Juliet Stevenson es una de las protagonistas de 'Represalias' (2016).

'Represalias', como su nombre en castellano indica ('One of Us' o 'Retribution' originalmente), habla de las consecuencias de nuestros actos, sobre todo si están guiados por nuestros más bajos instintos. Toda acción irracional conlleva posibles daños colaterales. Lejos de pecar de moralista, aunque la religión está presente en todo momento, la historia opta por exponer una serie de hechos que responden a una cadena de errores.

La falta de sinceridad, la hipocresía y la doble moral alimentan una sucesión de misterios que despegan cuando una joven pareja es asesinada a cuchilladas, sin motivo aparente, en su casa a la vuelta de su luna de miel. Ambos pertenecen a dos familias que viven una cerca de la otra en un exuberante paisaje escocés, un marco incomparable para el drama. Los Elliot y los Douglas no son un buen ejemplo de convivencia en armonía. Devastados emocionalmente por la incomprensible tragedia, se topan con un nuevo problema. Un desconocido aparece en el lugar, herido de gravedad, poco después del terrible crimen. Puede que sea el asesino. ¿Qué hacer con él?

Uno de los puntos fuertes de 'Represalias' es su reparto, que incluye a Adrian Edmonson, la mitad de 'La pareja basura', el punki de 'The Young Ones' ('Gazteak' en ETB, 'Els Joves' en la televisión catalana). Todos los actores se desviven por hacer creíble un enredo repleto de giros a lo largo de la trama, con cliffhangers al final de cada capítulo.

Paralelamente a la historia de las dos familias disfuncionales se describe la labor de investigación de la policía, que también esconde sorpresas. Aunque la conclusión no esté a la altura del desarrollo del argumento –problema habitual cuando se lía demasiado lo que acontece-, merece la pena ser testigos de las tropelías de los Elliot y los Douglas, dos clanes sumidos en la mentira y el desatino. Dos fuerzas incontrolables de la naturaleza.