Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 2 meses gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

María Berasarte: «Para dar al público lo mejor hay que arriesgar y temblar de ilusión»

La cantante de fados donostiarra dice adiós al género luso en Bilbao, en la clausura del séptimo ciclo Noites de Fado, después de la cual afrontará la música cubana mano a mano con el pianista Pepe Rivero. «Transformaré el dolor en fuerza y liberación», asevera ante su nueva etapa

María Berasarte en pose promocional delicada y mística./Luis Barros
María Berasarte en pose promocional delicada y mística. / Luis Barros
Óscar Cubillo
ÓSCAR CUBILLO

La mezzosoprano donostiarra de 39 años María Berasarte, alias 'La Voz Desnuda', relega a partir de ya el fado, el melancólico estilo musical con el que se ha hecho conocida, el mismo que ha reproducido con su voz de conservatorio tras libar el estilo de favoritos lusos de la talla de «Carlos do Carmo, Carminho, Camané, Gisela João, Mário Pacheco, Helder Moutinho… De los que ya no nos acompañan citaría a Amália Rodrigues y Maria Teresa de Noronha. Y también destacaría a Mariza, Dulce Pontes, Ana Moura….», nos enumeraba hace tres años, cuando actuó en el IV Ciclo Noites de Fado en un homenaje a Amália en el que entonó emotiva, rota y étnica como una Dulce Pontes sin chillar.

Pues ahora, en el VII Ciclo Noites de Fado, este próximo miércoles (Sala BBK, 20 horas, 18 euros), María Berasarte dirá 'Adeus' al fado en un emotivo concierto en cuarteto, respaldada por tres músicos portugueses liderados por el guitarrista José Peixoto. Su próxima e inmediata aventura la vivirá con el pianista cubano de jazz latino Pepe Rivero, actual director artístico de José Luis Perales, colaborador habitual de Paquito D'Rivera y Chucho Valdés, y pianista de Celia Cruz durante años.

La propia María nos ubica en este cambio de sentido en su carrera.

- María, trotamundos, ¿dónde andas ahora y dónde vives? Has residido en Lisboa, en París…

- Lo de dónde vivo me lo pregunto casi todos los días.

- Ja, ja…

- Ahora (martes por la mañana) estoy en Madrid. Son las 6 de la mañana y voy a viajar a Lisboa. Intento vivir en Donostia, pero cada vez me resulta más difícil porque paso muchas semanas fuera. Ya lo tengo asumido, aunque intento resistirme a dejar el norte, mi tierra, mi mar, mis pintxos...

- Ya has actuado en el ciclo Noites de Fado de la BBK, en un homenaje a Amália Rodrigues, en 2015. ¿Qué recuerdas de esa velada cuádruple con las cantantes portuguesas Ana María, Cristiana Águas y Carolina?

- Noches como aquella me hacen sentir una auténtica privilegiada por estar tan cerca, casi dentro, de un entorno musical sagrado como es el del fado. Siento que mi trabajo es querido y respetado a pesar de que hago cosas muy diferentes y de que no soy una fadista.

- Y ahora nos sorprendes con este 'Adeus'. ¿Se trata de un concierto especial en el que abandonas el fado como estilo a seguir? ¿Es un concierto único?

- Para mí, el fado y en general la música portuguesa han sido fuente de inspiración en momentos claves de la vida. Sobre todo cuando dejé la Escuela Superior de Canto, donde todo lo que hacía era solo clásico. El fado me ayudó mucho y como agradecimiento quise hacer un disco entero dedicado a él. Ahí empezó una aventura inesperada que me ha hecho crecer al lado de nuestros músicos vecinos. Esto lo tengo grabado a fuego. Ahora empieza un nuevo ciclo donde me apetece mucho volver a permitirme la máxima libertad y tratar de sorprenderme a mí misma. Para dar al público lo mejor hay que arriesgar, temblar de ilusión, respeto y ganas. Esto no significa que abandone totalmente el fado, pero sí que transformaré el dolor en fuerza y liberación.

- ¿Cómo será este concierto en Bilbao con el guitarrista José Peixoto, la guitarra portuguesa de Bernardo Couto, y el contrabajo de Carlos Barreto, o sea con el grupo llamado Lisboa String Trío?

- Es una responsabilidad muy grande estar acompañada de tres músicos a los que admiro profundamente. Con ellos puedo pasar de la euforia a la lágrima en cuestión de segundos por la manera en la que se expresan musicalmente. Son un trío de ases. Son músicos que se implican y que salen a dar lo mejor de sí mismos teniendo en cuenta que la música es la más grande de todas las verdades. En el programa 'Noites de fado' se mostrará por primera vez este 'Adeus' que suena a despedida.

- ¿Cómo has trabajado con ellos a través del tiempo y las distancias?

- A José Peixoto lo conozco y trabajamos juntos desde hace años, desde el disco 'Todas las horas son viejas' (2009). Pero con Carlos y Bernardo será la primera vez que trabaje y no tengo duda de que va a ser algo muy vivo y emocionante. He estado viajando a Lisboa, hablando mucho con ellos y proponiendo ideas que luego cada cual ha ido desarrollando con total libertad. Nos gusta estar juntos, escucharnos, y eso ha facilitado el trabajo.

- ¿Consideras que ya has cumplido todos tus objetivos en el campo del fado?

- Los cumplí cuando Carlos do Carmo me invitó a su 45º aniversario de carrera. Mi estreno en Portugal fue con él, al lado de Camané, Carminho y Mariza. Algo así no aparecía en ninguno de mis sueños. Nunca pensé que eso podría sucederle a alguien que no es puramente fadista.

María Berasarte, Cristiana Aguas, Ana María y Carolina en el 'Homenagem a Amália Rodrigues' de las Noites de Fado de 2015.
María Berasarte, Cristiana Aguas, Ana María y Carolina en el 'Homenagem a Amália Rodrigues' de las Noites de Fado de 2015. / Mikel M. Trespuentes

- ¿Cuántos idiomas hablas? ¿Castellano, euskera, portugués, inglés… francés por vivir en París…?

- Hablar, hablar... castellano y portugués. Los demás los sigo estudiando porque tengo la sensación de que nunca termino de conocerlos como me gustaría. Lo que sí hago es cantar en todos ellos. Cada uno me inspira de una manera diferente.

- ¡Viajarás pronto a cantar en Rabat, Marruecos! Hum… ¿Has actuado en los cinco continentes? Te lo pregunto porque África es el que se suele resistir a todo tipo de músicos, aunque quizá en Oceanía no has estado aún…

- Ja, ja, ja, ja… En Oceanía, no. Vaya, de momento... Me quedan muchos países y muchos sueños por cumplir. Estas será la segunda vez que iré a Rabat, al Festival Mawazine. Es un escenario increíble. Como si cantaras en un oasis en mitad del desierto. Pura magia.

- ¿Además del fado, qué otros estilos de música te interesan? Vas a montar un dúo de música cubana con el pianista de jazz latino Pepe Rivero, a priori un estilo opuesto a la melancolía, la saudade fadista.

- A mí me interesa lo que me emociona. No pienso nunca en géneros, pero entiendo que la gente necesite que concretemos a la hora de hablar sobre nuestro trabajo. Yo canto historias, las vivo y las intento reproducir siendo fiel a mi manera de sentir. Intento anclar mis pies al escenario y dejarme llevar sin pertenecer a ningún estilo ni género. Con Pepe Rivero hemos creado un dúo que se llama 'Delirio' y trabajamos desde dentro, desde nuestras raíces, para llevarlas a un lenguaje atrevido. Sin fronteras ni límites pero lleno de detalles, de silencios, de locura. Es un duelo entre dos personas emocionalmente muy diferentes.

- ¿Y vas a sacar disco con este repertorio?

- Mi nuevo disco es 'Delirio' y saldrá a la venta en unos días. Lo presentaremos en directo en Donostia el 1 de julio. En el disco hay dos fados, 'Estranha forma de vida' y 'Barco Negro', que son dos de mis temas favoritos porque creo que hemos conseguido mostrar en ellos otra manera de cantar a la tristeza.

- ¿El público vasco ha abrazado tu música o ha sido mejor recibida fuera?

- La verdad es que donde he llenado teatros ha sido fuera. Cuanto más lejos y mayor prestigio tiene el festival o el espacio en el que actúas, la respuesta del público es mejor. Por ejemplo, en Hong Kong hubo 'sold out' (entradas agotadas) dos noches seguidas. Fuera se interesan por tu música y por tu trayectoria y las críticas qué has recibido. Tienen curiosidad. Exigen mucho, muchísimo, pero te dan la oportunidad. O por lo menos es lo que yo he sentido.

- ¿Y qué tal te han recibido en Portugal y quizá en Brasil, donde también hablan portugués?

- En Portugal siempre bien, pero Brasil aún está en mi lista de deseos. Cuando tenga que ser será, pero que sea, ja, ja, ja, ja…

- María, ¿con qué artistas te gustaría compartir escenario, cantar un dúo cara a cara? No solo compartir cartel.

- Con Carlos do Carmo, Paco de Lucía y Jordi Savall ya lo he hecho, y puede que sean los tres más deseados en mi vida profesional.

- ¡Qué nivel!

- Y si me dejo llevar te diré: Sting, Chico Buarque, Alberto Iglesias, Björk, Joni Mitchell, Alejandro Sanz, Chris Martin, Stevie Wonder, Toni Zenet… Aunque con éste ya se va a cumplir el 1 de julio en nuestro estreno de 'Delirio' en el Victoria Eugenia. Vendrá Zenet y haremos juntos algo muy bonito para la ocasión.