Dos españolas

La portavoz en el Congreso por Ciudadanos, Inés Arrimadas (d), y la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo (i)./EFE
La portavoz en el Congreso por Ciudadanos, Inés Arrimadas (d), y la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo (i). / EFE
Rosa Belmonte
ROSA BELMONTE

Al ver la inútil moción de censura a Torra el lunes en el Parlament, la pregunta es por qué no hubo en su día una inútil investidura de Inés Arrimadas cuando ganó las elecciones. La política de Ciudadanos dijo cada vez que se le preguntó que no podía ganarla porque no tenía una mayoría favorable. Amárrame los pavos. Ni ahora. Pero sirve para retratarse. Para que haya tramas, subtramas y fotos para la historia de la ignominia (va por Faemino y Cansado). Para que Juan Carlos Girauta, aspecto de Felipe II pero boca de Paquita la del Barrio, escriba esto en Twitter: «El PSC ha decepcionado hoy a muchos. A mí ya no podía: lo abandoné hace 33 años sabiendo lo que era: un partido de lameculos paniaguados mezclados con ladrones pijos. Traidores, acomplejados, inmorales y nacionalistas dedicados a servir a Pujol la cabeza del área metropolitana». También es un poco, dedicado a Iceta, el «Ese hombre que tú ves ahí.» de Rocío Jurado. Bueno, del gran Manuel Alejandro. Cayetana Álvarez de Toledo, además de hacerse con Arrimadas la mejor foto del año mirando el desastre desde un palco como quien ve 'La flauta mágica' (ese cuento de hadas) se ha mostrado sorprendida por el hecho de que Fernando Ónega se preguntara donde Alsina: «¿Quién es Cayetana Álvarez de Toledo para pedirle al PSC que vuelva al constitucionalismo?» (se lo dijo a Iceta personalmente por un pasillo). Respuesta de la diputada por Barcelona:»«Una española». Y perdón por tantos dos puntos, pero Girauta también los ha echado como la sal.

Nuestro Felipe del Barrio sigue en Toledo, pero Inés y Cayetana tienen que volver a remangarse en Cataluña. Y volverá a ser lo único bueno de esta campaña electoral sin salida que parece el salón de 'El ángel exterminador'. Exterminadoras, ellas. Fumigadoras, superheroínas sin capa. Y sin decir ordinarieces como lameculos.