Flases y números

Mario Cerro
MARIO CERROSantander

Los números me atacan. Ahí están, puñeteros, recordándome todo a todas horas. No tienen piedad ni sentimiento y últimamente llegan a mi cerebro en forma de flases. Además de los números de la hipoteca que nunca me abandonan, hay otros que también se cuelan sin tregua. Voy a compartir alguno de ellos: el 35 (el número de diputados del Parlamento de Cantabria), el 21 (la mayoría absoluta que suman regionalistas y socialistas), el 14 (los diputados de la oposición), el 9 (el número de Consejerías del nuevo Gobierno de Cantabria), el 5 (los consejeros del PRC en el Gobierno bipartito), el 4 (los consejeros –vicepresidente incluido– del PSOE en el Gobierno bipartito). ¿Se hacen una idea? No es el número de la Primitiva, pero ahí tienen una combinación por si quieren probar suerte.

Más números que ocupan mi cabeza. 76 (años del presidente Revilla al inicio de esta legislatura), 80 (años cuando acabe su cuarto mandato). Sigo. 13 (los concejales que suma el bipartito PP-Ciudadanos en Santander). 14 (el número de concejales de la oposición mayoritaria –matiz importante en la capital– con PSOE, PRC, Unidas y Vox). ¿Y por qué habré memorizado estos que vienen a continuación con lo largo que son? 277.846 (euros que les supuso a los torrelaveguenses los salarios de sus políticos en la pasada legislatura), 403.159 (euros que van a costar en esta), o sea, un 45 (por ciento más).

¡Cómo son los números! Son tan crueles que (vía Instituto Nacional de Estadística INE) nos recuerdan hasta lo que no queremos oír: 115.000 (son los cántabros que viven en riesgo de pobreza en Cantabria), 240.000 (hogares de la región tienen dificultades para llegar a fin de mes).

¿Pero algún número bueno habrá? Buscando, buscando, sólo encuentro uno: el 2 (los meses que restan para mis vacaciones). Y tampoco es tan bueno, que queda mucho verano... y muchos números.