Este contenido es exclusivo para suscriptores

Accede 1 mes gratis a todo el contenido y disfruta de la mejor experiencia publicitaria

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app solo para suscriptoresCartas de autor en tu emailOfertas y eventos exclusivos

El lenguaje castrado

Raúl Gómez Samperio
RAÚL GÓMEZ SAMPERIO

En Cuba, los contrarrevolucionarios son bandidos, igual que para Franco los últimos republicanos que se echaron al monte eran simples bandoleros. En algunos ambientes de Cataluña, los que huyen de la justicia son honorables exiliados políticos y los que defienden la Constitución son fascistas. También los terroristas se llaman soldados entre los radicales vascos y quien se atreve a llevar una bandera española por esos lares es un franquista provocador, aunque sea para animar a la selección de fútbol. La historia está repleta de casos en los que grupos políticos autoritarios o criminales no sólo pretenden imponer sus ideas, sino que también quieren hacerlo lavándonos el cerebro por medio de la palabra y la escritura, que al fin y al cabo es el instrumento por el que se expresa nuestro pensamiento y se comunica a los demás.

 

Fotos