«La solución no depende de los médicos»

G. L.TORRELAVEGA

A Lidia Gómez Pelayo, una de las personas que acudió el día 2 al servicio de urgencias, le parece «vergonzoso» tanta espera. «Comprendo que no es culpa de los médicos, la solución no depende de ellos». Almudena Pérez Sánchez, acudía por primera vez «sorprendida» por tanta espera y lamentaba que iba a tener que marcharse sin que vieran a su hijo: «Por cómo nos lo han vendido pensaba que ésto funcionaba de otra manera. Falta personal; en el centro de Especialidades no he tenido estas esperas».

Mercedes García Romano, tampoco ocultó su molestia: «Vine a las seis, sin ir a misa, y son las diez de la noche, fíjese las misas a las que me habría dado tiempo a asistir. Es la primera vez que utilizo este servicio, pero me parece impresentable. Tendría que haber más médicos».

Manuel Alcíbar Rubio, recién llegado a la sala, no daba crédito a que quienes le precedían llevaran tanto esperando: «Es la primera vez que vengo aquí, por proximidad, y porque creo que mi problema no reviste gravedad. No me he ido a los dos minutos un poco por enterarme de lo que pasa. Esperaba un servicio de urgencias organizado».