La política 'con mayúsculas' de la señora Bárcena

ALFONSO JAVIER PÉREZ LANZA

Sorprende y mucho la Tribuna de la señora Bárcena Velasco publicada en ese periódico en fecha 15 de enero pasado.

En primer lugar porque lo que no dice la señora Bárcena Velasco en su Tribuna es que el texto refundido -ella se para ahí- en realidad es el texto refundido de las Normas Subsidiarias de 2002, es decir, la misma normativa urbanística diseñada y aprobada por el señor Velasco cuando todavía era Alcalde.

En segundo lugar, dicho discurso sorprende más aún si cabe por el hecho de que durante las pasadas elecciones la propia señora Bárcena Velasco hizo precisamente de ese urbanismo el caballo de batalla que, a la postre, le daría a ADVI los dos concejales que hoy tiene. Por eso, la sorpresa se transforma en estupor cuando ahora, con la misma vehemencia y ardor de entonces defiende, incluso en prensa, esa normativa urbanística que tanto denostaba hasta no hace mucho.

Se debe de haber olvidado ya de lo que dijo en el pleno ordinario celebrado el pasado 21 de Julio de 2005. Bueno será entonces, recordar.

En el acta de dicho pleno, en su punto tercero -referente a las alegaciones al texto refundido de las Normas Subsidiarias de 2002- literalmente la señora Bárcena Velasco dice en su apartado tercero:

«... pide que el asunto quede sobre la mesa».

«Cree que hasta ahora se ha limitado a un trámite legal y sin embargo algunas alegaciones cree que están bien fundamentadas con planos y todo. En caso de que no se opte por su propuesta advierte que se van a votar en bloque 138 alegaciones de vecinos. Critica que en solo tres días se dé contestación a dichas alegaciones y cree que algunas de ellas deben estimarse».

En el apartado octavo de ese mismo punto vuelve a decir:

«la señora Bárcena afirma que hace ya año y medio que su grupo pidió la tramitación de nuevo PGOU. (...) Para su grupo es importante defender las alegaciones de los vecinos (...) cree que a los 138 vecinos se les debe dar respuesta justa. Critica que el Alcalde diga que entiende la situación pero luego hace lo que le dé la gana y en su opinión no cuesta tanto revisarlas».

Y, el apartado octavo concluye -pásmense- así: «Termina agradeciendo al señor Velasco el apoyo».

A partir de ahí la pregunta resulta obvia ¿cómo se puede explicar tal cambio de postura? Difícilmente, como difícilmente se puede explicar que la misma persona haya afirmado en otra Tribuna titulada 'Reflexiones de una vecina comprometida' al propio tiempo una cosa y su contraria. Concretamente, diga que las NNSS de 2002 son fruto de una mala gestión urbanística que nos pone a los pies de los caballos para a continuación mantener con el mismo ardor que el texto refundido de esas mismas NNSS de 2002 -porque son las mismas- nos da seguridad jurídica.

Otro ejemplo de la 'política con mayúsculas' que hace la señora Bárcena Velasco lo constituye el Centro de Salud. Ha repetido hasta la saciedad que la aprobación del texto refundido es esencial para poder iniciar su construcción.

Pero lo que no dice la señora Bárcena Velasco es que el Centro de Salud ya podía ser una realidad puesto que en las cercanías de la empresa Hispanamer el Ayuntamiento dispone de terreno en el que ubicar dicho Centro y ello con independencia de que se apruebe o no el texto refundido pues ese suelo no se ve afectado.

Quizás esos son los oscuros intereses a los que se refería en su Tribuna. ¿La habrá traicionado el subconsciente?

Una última reflexión ¿no es sorprendente que siendo la señora Bárcena Velasco concejala de sanidad, asuntos sociales y cultura sus únicas intervenciones y las más encendidas son precisamente las referentes a urbanismo? ¿Quizás oscuros intereses?