Un socavón provoca un corte en la A-8 a la altura de Reocín

Para cubrir el bache se han necesitado 12 metros cúbicos de hormigón El vial entrará de nuevo en servicio a primera hora de hoy sábado

E. TRESGALLOV. LEMAUR
Un socavón provoca un corte en la A-8 a la altura de Reocín

Los conductores que ayer circulaban por la Autovía del Cantábrico dirección Cabezón-Torrelavega, pudieron contemplar atónitos la aparición de un enorme socavón de alrededor de 2 metros de diámetro y medio metro de profundidad a la altura de la A-8 en la salida de Puente San Miguel.

El enorme bache se produjo por causas desconocidas aunque fuentes consultadas apuntan a que se trata de una zona de especial sensibilidad en cuanto a la estabilidad del terreno.

El suceso se produjo al mediodía y de forma inmediata se trasladaron hasta el lugar varias unidades de la Guardia Civil que cortaron el carril afectado y se procedió al sellado del agujero.

En este sentido, los operarios estuvieron trabajando a lo largo del día para hormigonar y tratar de rehabilitar el carril interior junto a la mediana de la autovía.

Una vez que se comprobó que el agujero no corría peligro de hacerse más grande, se procedió a la apertura del carril exterior derecho para dar servicio a los vehículos.

A última hora de la tarde de ayer se acabaron los trabajos de sellado y hormigonado del bache. No obstante habrá que esperar a primera hora de hoy para que se abra totalmente el carril, tal y como ha informado la Delegación del Gobierno en Cantabria.

Así mismo, según ha podido saber este periódico, a escasos metros de este lugar, se han producido otros socavones de menor entidad que ya habrían sido reparados en otra ocasión.

Según las fuentes consultadas, se trata de una zona de especial sensibilidad en cuanto a la estabilidad del terreno, por lo que no es la primera vez que se ha tenido que intervenir para reparar otros baches de importancia en el mismo lugar. La salida 234 está ubicada en la denominada área octava, junto al área de servicio de Puente San Miguel.

Catas

Se da la circunstancia de que no es la primera vez que aparece un socavón en esta zona ya que el pasado año se produjo otro similar en el carril contrario.

Con el fin de conocer el posible origen de estos socavones, los técnicos realizarán el lunes diversas catas en la zona con el fin de determinar el estado del firme, las posibles causas que ocasionan el hundimiento de los blandones e inyectar cemento líquido.

Fuentes de la empresa que ha reparado el bache informaron que para tapar el socavón han sido necesarios entre diez y doce metros cúbicos de hormigón.