Los consejeros de Sanidad creen que el copago es «la última posibilidad»

Los representantes de Cantabria, País Vasco y Castilla y León apostaron por mejorar la eficacia y racionalizar el gasto, antes de recurrir a este camino

M. A. SAMPERIOSANTANDER
Los consejeros de Sanidad creen que el copago es «la última posibilidad»

Los consejeros de Sanidad de Cantabria, País Vasco y Castilla y León no rechazaron la posibilidad de aplicar el copago aunque lo plantearon como «la última opción» después de avanzar en la eficacia y racionalización del gasto y teniendo en cuenta que el incremento de recursos para hacer frente a una mejor asistencia va a ser una realidad. Rosario Quintana, Gabriel María Inclán y César Antón insistieron en la «buena calidad» de la sanidad española en las jornadas que sobre la organzación de los servicios sanitarios han tenido lugar en el Hospital Valdecilla.

Quintana consideró que el copago debería estar «claramente delimitado» para que no pueda comportarse como una barrera en el acceso a la sanidad de las personas con dificultades económicas. El consejero castellano-leonés, César Antón, opinó que no habría que recurrir al copago hasta que no se analicen todas las posibilidades que tiene el Sistema Nacional de Salud para la mejora de la racionalización. Coincidió con Quintana en que nunca debe ser una barrera.

El consejero vasco, Gabriel María Inclán, aseguró que el copago «es bueno siempre y cuando esté bien equlibrado». Añadió que sería injusto tener que pagar un copago aparentemente bajo - tres euros- porque a la Sanidad no dejarían de ir los que pueden pagar esa cantidad, sino los que no pueden. Precisó que mientras el copago no sirva para «penalizar a quienes utilizan mal la sanidad» lo que ocurrirá será que «se estará haciendo un flaco favor al propio sistema».

La reunión estaba organizada por la Consejería de Sanidad, la Revista de Administración y Pfizer España para intercambiar experiencias entre los responsables de la administración sanitaria de las autonomías, tras haber transcurrido cuatro años del traspaso de competencias.

Los tres consejeros asistentes insistieron en que en España la sanidad funciona «bien» y que es «más barata» que en el resto de Europa, a pesar de suponer un coste elvado.

Nuevo marco

De otro lado, la consejera cántabra, Rosario Quintana, reconoció que la nueva Ley de Financiación Sanitaria acordada en la reunión de presidentes autonómicos y el nuevo Estatuto de Cataluña pueden dar lugar a progresivas reformas autonómicas que van a influir en esta cuestión. A su juicio, actualmente se vive un momento de cambio en el que «si se actúa con responsabilidad, el Sistema Nacional de Salud saldrá fortalecido», y donde va a ser una realidad la corresponsabilidad en el gasto sanitario entre el Estado y las comunidades autónomas. «Creo que se abre una importante etapa con corresponsabilidad fiscal y sin que las autonomías recurran al Estado para su saneamiento», dijo.

Fotos

Vídeos