El IES Santa Clara mantiene una dilatada tradición docente

Se trata del edificio más emblemático de esta zona de la capital cántabra

REDACCIÓNSANTANDER
El IES Santa     Clara mantiene una dilatada tradición docente

La calle de Santa Clara está unida a la historia de Santander desde sus orígenes. Este nombre tiene su origen en la existencia de un convento de monjas clarisas que abarcaba la práctica totalidad de la parte occidental de este vial.

En el nomenclátor de 1553 ya aparece nombrada, siendo incluida dentro de la puebla nueva, ya que servía de unión entre ambas zonas de la ciudad.

El convento de las monjas clarisas estaba ubicado en esta zona desde el año 1323, según recoge José Simón Cabarga en su obra 'Santander en la historia de sus calles'.

Con la concesión del título de ciudad a la antigua villa santanderina, la finca se situaba entre la Plaza Vieja, la casona de Villatorre y la iglesia de la Compañía. Entre los edificios más característicos de esa época se encontraba la casona de Gandarillas, que fue utilizada como palacio episcopal durante el mandato del doctor Arriaza.

En la actualidad el edificio más emblemático de la calle es el Instituto de Enseñanza Secundaria Santa Clara.

El primer inmueble fue inaugurado en 1839, pero el viejo monasterio fue posteriormente desmantelado y se comenzó la construcción de un nuevo centro, inaugurado a su vez en el año 1916 que continúa hasta la actualidad con su función docente.