La posibilidad de encontrar cuerpos con vida anima las labores de búsqueda en Filipinas

Hasta hoy se ha confirmado que se han encontrado 82 cuerpos, lo que sitúa el balance de los desaparecidos en 928 personas

EPAP | GUINSAUGON (FILIPINAS)
La posibilidad de encontrar cuerpos con vida anima las labores de búsqueda en Filipinas

Los equipos de rescate han continuando hoy trabajando en la zona de Guinsaugon, región en la que había una escuela primaria que fue enterrada por el deslizamiento de tierras el pasado viernes, tras detectarse sonidos bajo el alud con equipos de alta tecnología, según informaron las autoridades. La lluvia ha obligado a parar los trabajos hata mañana mientras la gobernadora de la provincia dice que se han "recibido informaciones de que el número de signos de vida iba en aumento".

De momento se desconoce si los sonidos proceden de posibles supervivientes enterrados bajo el lodo o se deben al movimiento de tierras. La búsqueda de supervivientes de la avalancha que cubrió la región agrícola filipina, matando a unas 1.400 personas, se ha concentrado en la escuela debido a versiones de que algunos de los entre 250 y 300 niños, o sus maestros, habrían enviado mensajes de texto por teléfono móvil a sus familiares poco después del desastre.

Sin embargo, desde el pasado viernes, no han sido rescatados supervivientes en las 40 hectáreas en las que se hallaba Guinsaugon. El lodo que cayó sobre la escuela tendría unos 35 metros de altura. Un portavoz militar estadounidense Burrell Parmer declaró hoy que infantes de la Marina norteamericana que cavaron en el sitio sólo encontraron cadáveres. "Pregunté si habían encontrado supervivientes, y la respuesta fue no", dijo Parmer después de hablar con el comandante de las fuerzas estadounidenses en la zona del desastre.

La declaración desmintió una versión previa del subsecretario del Ministerio de Interior filipino, Marius Corpus, que afirmaba que los marines habían encontrado 50 supervivientes. "Hay gran cantidad de escombros y gran cantidad de rocas", dijo Parmer que añadió que los marines continuarán cavando la zona para descubrir el origen de los sonidos detectados por sensores sísmicos.

Por su parte, un equipo malayo, que explora la zona también detectó ruidos con los equipos usados. "Captamos sonidos", dijo un miembro del Equipo de Rescate de Desastres de Malasia Sahar Yunos. "Algo como si estuvieran golpeando, algo como eso", afirmó. Fuentes oficiales confirmaron que hasta el día de hoy se han encontrado 82 cuerpos, lo que sitúa el balance de los desaparecidos en 928 personas.

En una rueda de prensa televisada, la gobernadora de la provincia de Leyte, Rosette Lerias explicó que la fuerte lluvia que caía ponía en peligro la vida de los trabajadores y por ello se decidió suspender los trabajos. No obstante, confirmó que habían "recibido informaciones de que el número de signos de vida iba en aumento". "Estamos viendo un aumento de signos positivos que nos inducen a continuar" con las operaciones de salvamento, manifestó Lerias.