Los disturbios en Nigeria por las caricaturas se salda con 17 muertos

AGENCIAS | MADRID

Al menos 17 personas, entre ellas un sacerdote católico, murieron y 30 iglesias católicas fueron quemadas en la ciudad nigeriana de Maiduguri (norte) durante las protestas de este fin de semana de musulmanes contra la publicación de las caricaturas de Mahoma. Hoy, 2.000 estudiantes han quemado banderas danesas y estadounidenses en Afganistán.

El portavoz de la Policía nigeriana, Haz Iwendi, confirmó a IRIN que "17 personas murieron y 30 iglesias y cinco hoteles fueron incendiados", en esta ciudad donde la mayoría musulmana tomó como objetivo a la minoría cristiana, quemando y saqueando sus tiendas e iglesias el sábado pasado.

Según Iwendi, la situación en la capital del estado de Borno es actualmente tranquila, después de que se hayan reforzado las patrullas en la ciudad. Además, el gobernador de Borno, Amodu Sheriff, declaró ayer el toque de queda desde el anochecer hasta el amanecer y anunció la formación de un equipo especial para investigar las circunstancias en las que se produjeron los actos de violencia.

Por su parte, Felix Usman, sacerdote a cargo de la iglesia de Santa Agustina, indicó a la agencia IRIN que él había tenido suerte y había conseguido escapar antes de que el templo católico fuera atacada e incendiada por los alborotadores, pero, indicó Matthew Gajere, el sacerdote a cargo de la iglesia de Santa Rita, fue quemado vivo en el interior de su iglesia. Según Usman, cuando los manifestantes atacaron llamó a la Policía por teléfono pidiendo ayuda pero le dijeron que no tenían suficientes efectivos para responder a su petición de ayuda.

Nueva protesta en Afganistán

Cerca de 2.000 estudiantes quemaron hoy banderas danesas y norteamericanas y fotos del presidente George W. Bush durante una protesta pacífica celebrada en Afganistán, en protesta por las caricaturas del profeta Mahoma, dijeron fuentes oficiales. Los manifestantes gritaron "larga vida a Osama", en referencia al líder de Al Qaeda, y "larga vida al mulá Omar", el líder espiritual de los talibanes, dijo el rector de la Universidad de Nangahar en Jalalabad, Ghulam Bahawudin.

La Policía rodeó el campus de la Universidad donde se llevo a cabo la protesta, pero no intervino. Los manifestantes se dispersaron después de dos horas. La protesta es la primera que se celebra en contra de las caricaturas después de diez días. Los disturbios anteriores han ocasionado once muertes en Afganistán.

El ministro de Exteriores iraní pide el fin de las protestas

El ministro iraní de Asuntos Exteriores, Manouchehr Mottaki, pidió hoy que se ponga fin a las protestas violentas por la publicación la prensa occidental de caricaturas de Mahoma, durante su visita a Bruselas. "Deberíamos intentar enfriar la situación. Nosotros no apoyamos ningún tipo de violencia", declaró Mottaki, que añadió que la libertad de expresión debe ejercerse con sensibilidad y con respeto hacia los valores y creencias de otros.

Mottaki pidió a los gobiernos de la UE y a los medios de comunicación a que "adopten iniciativas" que eviten que este tipo de viñetas se publiquen de nuevo para evitar más protestas. "Todos estamos trabajando y esperamos también que la prensa intente desempeñar su papel y su responsabilidad", añadió.

20 italianos abandonan la ciudad libia de Benghazi

Unos 20 italianos residentes en Benghazi (Libia) están abandonando la ciudad tras la violencia desencadenada en los últimos días contra el consulado italiano y por las que el pasado viernes murieron 11 personas. El Ministerio de Exteriores italiano dispuso hoy la evacuación de la ciudad de algunos de los italianos después de que ayer se produjeran nuevos ataque al consulado italiano. El pasado viernes murieron 11 libios después de los enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes que habían disparado contra el Consulado italiano.

Los manifestantes protestaban contra el ministro italiano de Reformas Institucionales, Roberto Calderoli, después de que éste mostrara en una entrevista televisiva una camiseta con una de las viñetas satíricas de Mahoma publicadas por los diarios europeos y que desencadenaron las protestas en el mundo musulmán. El ministro dimitió el sábado tras la petición del presidente del Gobierno, Silvio Berlusconi. Los italianos, dependientes de empresas italianas, así como algunos religiosos, están siendo conducidos a Trípoli, según ha informado en un comunicado de Exteriores, que añadió que algunos italianos prefirieron continuar en la ciudad.