Las realidades del Amós de Escalante

«Es mejor aún que lo que había leído», asegura la ministra tras visitar el colegio del barrio Covadonga

I. G. C.TORRELAVEGA
Las realidades del Amós de Escalante

La ministra de Educación, María Jesús San Segundo, quiso aprovechar su visita a Cantabria para conocer de primera mano la labor educativa que se realiza en los centros, y en el caso del Amós de Escalante del barrio Covadonga aseguró que «la realidad supera todo lo que había leído» sobre este colegio público.

«Es un gran ejemplo de lo que es la realidad del sistema educativo español, en el cual hay grupos de profesores que pueden ofrecer a las nuevas generaciones una educación de calidad, gracias al apoyo de las administraciones», dijo la ministra.

María Jesús San Segundo destacó la experiencia de las aulas para niños de dos años y dijo que este colegio es un ejemplo de integración de alumnos con discapacidades; de educación sostenible, sobre todo a través de la granja creada en el centro; y de la enseñanza de los idiomas y la incorporación de las nuevas tecnologías a las clases.

Durante su visita al centro, la ministra conversó con los alumnos y docentes, acompañada por el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; la vicepresidenta, Dolores Gorostiaga; la consejera de Educación y otras autoridades.

Castellano y catalán

San Segundo, a preguntas de los periodistas y sobre la polémica de la enseñanza del castellano en Cataluña aseguró que «está garantizada para toda la población y que se consiguen las competencias en educación obligatoria plenas y satisfactorias, en castellano y catalán». «Tenemos normativas, y así lo han determinado incluso los tribunales cuando se les ha consultado. Las administraciones estamos para cumplirlo y así se hace y se vigila».

San Segundo hizo hincapié en que «si hacemos la reflexión de que queremos una sociedad cohesionada desde la escuela, no podemos dividir a nuestra sociedad, en este caso, por motivos lingüísticos, así que se hacen todos los esfuerzos por atender a todo el mundo de la mejor manera posible, por lo que hay que transmitir tranquilidad porque está garantizada la adquisición de competencias en castellano y en las lenguas oficiales por parte de todos los estudiantes y hay que hacerlo sin segregar a la población o creando sistemas que causen una separación en la sociedad».