Un hijo de San Martín

El remolcador 'Mahón', que fue construido en 1977 por Astilleros del Atlántico y pasó a la Armada en 1981, atracó en la bahía

D. B.SANTANDER
Un hijo de San Martín

El 'Mahón', un buque construido en 1977 en el dique de Gamazo, en San Martín, visitó durante unas horas su lugar de nacimiento la pasada semana. Hoy día este remolcador de altura que hizo su primer largo en aguas de la bahía, forma parte de las Fuerzas de Vigilancia Marítima del Cantábrico con base en el Arsenal Militar del Ferrol.

La misión principal del 'Mahón' es estar preparado para dar remolque a los barcos de guerra y aquellos otros de la Marina civil que se designen según el convenio de colaboración suscrito por la Armada con el Ministerio de Fomento dentro del Plan Nacional de Salvamento

Su historial arranca hace 30 años. Fue el quinto de una serie de 'tug-boats' que se construyeron en 1977 en los ya desaparecidos 'Astilleros del Atlántico' de Santander para la Compañía Hispano-Americana de Offshore S.A, para servicios especiales en plataformas petrolíferas.

La Armada lo adquirió en 1981 para la doble misión de utilizarlo como remolcador de altura y patrullero. Se le instaló armamento ligero, dos ametralladoras Browning 12,7 mm, sistemas de comunicaciones y dispone también de equipos para la lucha contra incendios (lleva a bordo almacenados 14.260 kilos de espumógeno).

Fletán

Hasta 1992 en que Salvamento Marítimo dejó de ser competencia de la Armada, el 'Mahón' participó en numerosos salvamentos en aguas de Finisterre. En 1997 la Armada le envió a aguas de Terranova cuando se suscitó el conflicto conocido por la «guerra del fletán» entre pescadores gallegos fundamentalmente y la flota canadiense por las cuotas y el área de pesca. A su regreso al Ferrol , al veterano remolcador de altura se le hicieron una serie de obras para mejorar su habitabilidad y aumentar su capacidad como patrullero, una función que alterna con la de remolcador de altura.

El 'Mahón' presta apoyo también a la flota pesquera durante la campaña de bonito y realiza inspecciones pesqueras en sus travesías por el Cantábrico. Además el buque sirve de ambientación y adiestramiento de alumnos de las Escuelas de la Armada, presencia naval y bautismos de mar a escolares en localidades del litoral y colabora con los buques de la flota para ejercicios de tiro.

El 'Mahón' con 32 marinos a bordo, de los que cuatro son mujeres amarró en el muelle de bloques, junto a la comandancia naval, poco después de las nueve de la mañana del pasado jueves procedente del Ferrol y hacia las tres de la tarde zarpó de nuevo para su puerto base. Una travesía que suelen hacer al menos dos veces al año . Esta vez, el mal tiempo hizo desistir a la tripulación de bajar a tierra.