Cruce de acusaciones entre jueces, administraciones y Policía en el caso de la niña maltratada en Barcelona

La madre, que quedó libre, y su pareja, para quien el juez ordenó prisión, habían alegado que la pequeña se había caído de la cama

EFEBARCELONA
Cruce de acusaciones entre jueces, administraciones y Policía en el caso de la niña maltratada en Barcelona/
Cruce de acusaciones entre jueces, administraciones y Policía en el caso de la niña maltratada en Barcelona

La Generalitat, el Ayuntamiento de Montcada i Reixac, la administración de justicia y la Policía se cruzaron ayer veladas acusaciones para eludir responsabilidades sobre la falta de protección de Alba, la niña de 5 años ingresada en la UCI por los golpes propinados presuntamente por su madre y su compañero sentimental. La madre, Ana María C.F., de 26 años, quedó ayer en libertad con cargos y el juez ordenó prisión provisional sin fianza para su compañero, Francisco Javier P.E., de 32. Ambos habían alegado ante los Mossos d'Esquadra que la niña se cayó de la cama y negaron haberla maltratado.

La revelación de que la niña ya había ingresado en el hospital del Valle de Hebrón en diciembre con fracturas y hematomas y la evidente falta de una respuesta adecuada para detectar que la niña era sometida a malos tratos en su entorno familiar desató ayer la polémica y un cruce de acusaciones entre las administraciones y organismos competentes justificando su actuación y apuntando responsabilidades en otras direcciones.

La niña ya fue internada en el hospital del Valle Hebrón el 20 de diciembre con un brazo fracturado y hematomas por el cuerpo y los médicos comunicaron que había indicios de malos tratos al juzgado de instrucción número 4 de Barcelona y a la Dirección General de Atención a la Infancia (DGAIA) de la Generalitat. La DGAIA interrogó a la madre y a la propia niña y éstas aseguraron, según informó la Generalitat, que el maltratador había sido el padre biológico, por lo que no le fue retirada a la madre la tutela de la menor, ya que el padre no vivía en su domicilio. Un juez de Barcelona abrió el día 24 de diciembre diligencias previas y ordenó a la policía investigar el origen de las lesiones.

Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Cataluña han asegurado que el oficio del juez solicitando la investigación llegó a la comisaría de Montcada i Reixac el 25 de enero, un mes después. La policía interrogó a la madre de Alba el 2 de febrero y ésta volvió a culpar al padre biológico de la niña, que vive en Huesca, por lo que éste fue localizado y detenido el sábado y puesto en libertad el lunes.

Por otra parte, el 7 de febrero la ex mujer de Francisco Javier P.E. se personó en la comisaría de Montcada i Reixac, donde relató que su hija había visto cómo Alba era maltratada por su ex marido, quien, según ella, hacía comer sus propios vómitos a la pequeña. La policía asegura que tramitó esta declaración a un juzgado de Cerdanyola que tampoco dio crédito a la denuncia porque la circunscribió a las continuas disputas entre una mujer y su ex esposo, y no ordenó medidas cautelares.

Mientras tanto, la Policía Nacional informó de que Francisco Javier P.E. ya fue detenido en junio tras una denuncia por malos tratos que presentó su esposa y, de nuevo, en julio por acosarla. Fue trasladado al juzgado de Sabadell que le dejó libre con una orden de alejamiento de su esposa.

Ayer se conoció que los asistentes sociales del Ayuntamiento de Montcada i Reixac atendieron en hasta seis ocasiones a la pequeña, a quien incluso derivaron a un servicio de salud mental, aunque no la apartaron de su domicilio materno. El ayuntamiento ha asegurado que puso en conocimiento de la Generalitat el caso para que adoptara alguna medida de protección de la niña, si bien la administración autonómica ha negado rotundamente que el consistorio le solicitara que se hiciera cargo de la niña. Los asistentes sociales de Montcada i Reixac habían atendido en seis ocasiones a la niña