«Los peores seres humanos que he conocido eran todos muy inteligentes»

Arturo Pérez-Reverte ahonda en el uso perverso de la inteligencia en su nueva novela 'El pintor de batallas', que presentará en la Tribuna Literaria de la Caja

TOMÁS GARCÍA YEBRAMADRID
«Los peores seres humanos que he conocido eran todos muy inteligentes»/
«Los peores seres humanos que he conocido eran todos muy inteligentes»

«La naturaleza se cobra vidas sin inmutarse, no conoce el daño que causa; el hombre, en cambio, utiliza la inteligencia para refinar la maldad, y con esa inteligencia se puede llegar a ser exquisitamente cruel», afirmó Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) durante la presentación de 'El pintor de batallas' (Alfaguara), su novela más filosófica e introspectiva. La 'Tribuna Literaria' de Caja Cantabria tiene prevista la presentación, aún sin fecha.

«No hay cambio en mi forma de ver la realidad, lo que hay, lógicamente, es evolución», argumentó. «El ojo de ahora está más experimentado que cuando tenía treinta años, pero el ojo sigue siendo el mismo».

Ese ojo, en buena medida, es el del protagonista de la historia, Andrés Faulques, un fotógrafo de guerra que recorre muchos escenarios para captar la imagen definitiva, una imagen que concentre y resuma la tragedia que subyace en cualquier enfrentamiento bélico. «En el protagonista, por supuesto, he puesto mucho de mí, pero también hay mucho de todos los fotógrafos y fotógrafas que he conocido», precisó. «Lo siento por mis amigos fotógrafos, pero la fotografía ya no vale.

Desde el momento en que una imagen de guerra sirve para publicitar moda, la desnaturalización es absoluta», dijo. «Ni siquiera son fiables los grandes iconos que todos tenemos en la cabeza; por ejemplo, la fotografía del miliciano que captó Robert Capa en Cerro Muriano está trucada: la hizo durante unas maniobras; y la del soldado del casco en la playa de Omaha, durante el desembarco de Normandía, tiene ese efecto borroso por un defecto del revelado, no porque a Capa le saliese así».

Ante el fiasco de la fotografía como herramienta para bucear en las entrañas del ser humano, el protagonista de 'El pintor de batallas' centra sus esfuerzos en ese gran mural. «Se da cuenta de que las miserias del hombre están en los cuadros de El Bosco, de Brueghel 'El Viejo' y, sobre todo, de Goya, y tiene el convencimiento de que la pintura es capaz de resolver sus intuiciones filosóficas». En opinión del escritor y académico de la Lengua, la inteligencia, si se utiliza perversamente, puede convertirse en «una bota que aplasta y humilla», pero si se utiliza con buen sentido «es capaz de crear cultura, el único consuelo al que podemos aferrarnos en esta vida».

Un día, mientras Faulques está pintando el mural, recibe la visita de Ivo Markovic, un soldado croata a quien fotografió durante la guerra de Bosnia.

Esa fotografía le reportó fama y prestigio a Faulques, pero supuso la ruina del croata. Markovic quiere hablar de aquel episodio y también ajustar cuentas. Estos dos personajes, más una antigua novia del fotógrafo y la propia pintura, forman el eje de la historia. «Hay quien piensa que es una novela muy distinta a las anteriores, pero yo creo que mis obsesiones siguen ahí: la amistad, el amor, el viaje como peligro y la cultura como salvación».

Pérez-Reverte insistió en que no es una novela de guerra, ni tampoco sobre la guerra. «He aprovechado mis experiencias de reportero en decenas de conflictos para hablar, simplemente, del hombre». «Ya no tengo pesadillas sobre la guerra: las tuve, pero ya no las tengo; gracias a los libros que he escrito he transformado mis pesadillas en fantasmas». Y volvió a asociar -como una más de sus obsesiones- inteligencia con maldad. «Los hombres más malos que he conocido en este mundo eran todos muy inteligentes».

Dijo que nunca escribirá sus memorias. «Podrían llevar el título de 'Os vais a enterar'», comentó riendo. «Pero no, no tiene sentido que yo escriba mis memorias; eso lo puede hacer Churchill, no yo; lo que soy está en lo que escribo».