Patata con denominación de origen

El sello 'CC Calidad Controlada' que se ha otorgado a este producto tradicional garantiza su origen y lo distingue del resto de tubérculos del mercado

ALMUDENA RUIZSANTANDER
Patata con  denominación de origen/
Patata con denominación de origen

Tiene forma oval y alargada, su carne es amarilla y firme, tiene un calibre de entre 45 y 80 milímetros y posee una alta calidad alimentaria. ¿De qué estamos hablando?. Es la patata de Valderredible, un tubérculo que cuenta ya con el sello 'Calidad Controlada' que se otorga a la patata que se produce en este municipio cántabro y a su sistema de envasado. Este distintivo pretende garantizar la calidad de un producto tradicional de Cantabria y distinguirlo del resto de las patatas que los consumidores encuentran en el mercado.

Patatas para freir, para cocer, para asar... La patata de Valderredible es idónea para consumirla de cualquier manera, aunque por sus características es más apropiada para freir, según explico ayer José Santos, presidente de la Cooperativa Valdevelilla de Valderredible que producirá y comercializará este producto. El representante de los productores junto con el consejero de Agricultura, Jesús Oria; el alcalde de Valderredible, Fernando Fernández; el director general de Pesca y Alimentación, Fernando Torrontegui, y el director de la Oficina de Calidad Alimentaria, Eduardo Fernández, presentaron ayer el sello 'CC Calidad Controlada' de la patata de Valderredible.

Ocho agricultores de Valderredible agrupados en la Cooperativa Valdevelilla producen el 80 por ciento de la patata del municipio. La capacidad de producción de esta cooperativa es de 2 millones de kilogramos aunque este año, con la campaña ya iniciada, únicamente se pondrán en el mercado entre 150.000 y 200.000 kilos de patatas de 'CC Calidad Controlada'. En un primer momento el producto se distribuirá en Cantabria pero en un plazo breve de tiempo la patata de Valderredible pretende traspasar las fronteras de la comunidad autónoma.

El consejero de Ganadería, Jesús Oria, explicó ayer que con este distintivo se pretende ofrecer una producto de calidad y comercializarlo, disponer de una etiqueta singular, evitar el fraude y hacer de este cultivo una fuente de ingresos con precios estables y más altos en función de la calidad del producto. Los productos que pueden ostentar esta marca son aquellos que poseen unas características de calidad en un nivel superior al que marcan las normas.

El cultivo

Actualmente la superficie de producción dedicada a la patata alcanza 150 hectáreas, pero si fuera necesario, como consecuencia de la demanda, ésta podría ampliarse hasta las 500 hectáreas.

La norma técnica en virtud de la cual se establecen las condiciones que debe cumplir el producto para poder comercializarse bajo la denominación Calidad Controlada fija cuatro variedades de patatas autorizadas: baraca, agria, spunta y jaerla. Además, tienen que tener entre 45 y 80 milímetros de calibre y una materia seca superior al 18 por ciento. Para asegurar que se cumplen esos requisitos y garantizar la calidad, la Oficina de Calidad Alimentaria controla todo el proceso, desde la siembra, a la distribución, pasando por la aplicación de productos fitosanitarios, la recogida, almacenaje y envasado.

Fotos

Vídeos