La obra de Luz de Alvear reabre el Palacio de la Caja en Santillana

La Obra Social reivindica a la pintora cántabra en el quinto aniversario de su muerte con la muestra 'A traves de la amistad', comisariada por Carmen Carrión

GUILLERMO BALBONASANTANDER
La obra de Luz de Alvear reabre el Palacio de la Caja en Santillana/
La obra de Luz de Alvear reabre el Palacio de la Caja en Santillana

La evocación y el homenaje a la pintora cántabra Luz de Alvear, fallecida hace ahora cinco años, centra la reapertura del Palacio de Caja Cantabria en Santillana del Mar, en el arranque de su nueva temporada. Desde el próximo día 30 y hasta final de mayo, en la sede de la Obra Social en Santillana se reivindicará la creación y la figura de la pintora cántabra, una de las más singulares del panorama artístico regional desde la segunda mitad del XX hasta nuestros días, en una exposición bajo el epígrafe 'A través de la amistad'.

La trayectoria y la creación pictórica de medio siglo quedará plasmada en una selección de obras 'preferidas' por la propia artista y seleccionadas ahora por Carmen Carrión, galerista, amiga personal y buena conocedora de la labor de Luz de Alvear.

Fallecida a los 75 años de edad en 2001, formada bajo la mirada de su padre, Gerardo de Alvear, uno de los pintores fundamentales de la pintura cántabra en la pasada centuria, Luz impregnó toda su larga trayectoria de «una mirada femenina, dominante en lo artístico», y de una timidez, modestia y encanto en su periplo personal, a través de sus etapas vitales más intensas por Argentina, Madrid y Cantabria. Sus tipos humanos, maternidades, bodegones, paisajes...integrarán la propuesta de la Caja desde la próxima semana. La vida de Luz de Alvear (Castillo Siete Villas 1924, Madrid, 2001) no fue nunca ajena a la pintura. A través de una evolución desde lenguajes puramente figurativos, pasando por etapas de abstracción y de investigación en las posibilidades expresivas de la materia y del color, Luz de Alvear culminó la aspiración de todo artista: desarrollar un lenguaje pictórico íntegramente personal. Su labor fue así reconocida con distintos galardones, entre los que cabe destacar la Medalla de la Villa de París obtenida en 1968. La propia Carmen Carrión, Rosa Olivares y Nuria Velasco retratan el perfil humano y artístico de la pintora en el catálogo que acompañará a esta convocatoria, destinada a reclamar la atención sobre una manera de ver la vida.