REGRESA LA SAGA 'COMMANDOS STRIKE FORCE' / Tras las líneas enemigas

ASER FALAGÁN<BR><BR><BR><BR>ERNESTO SARDINA
REGRESA LA SAGA 'COMMANDOS  STRIKE FORCE' / Tras las líneas enemigas/
REGRESA LA SAGA 'COMMANDOS STRIKE FORCE' / Tras las líneas enemigas

Hablar de Commandos, es hablar de la saga más épica de videojuegos jamás creada en nuestro país. 'Commandos Strike Force' es el último título que Pyro Studios saca al mercado bajo la temática bélica de la II Guerra Mundial. Antes aparecieron 'Commandos Behind Enemy Lines' (1998), 'Commandos 2: Men of Courage' (2001) y 'Commandos 3: Destination Berlin' (2003), secuelas que han alcanzado el Disco de Oro por sus ventas en España y en el extranjero.

'Strike Force' supone la continuidad con la saga pero también la ruptura con el modelo y el género de juego. Commandos pasa ahora a la acción y se convierte en un shooter. Atrás quedan las horas de estrategia que le convirtieron en un referente dentro del género, un cambio que genera nostalgia, pero que abre nuevas puertas a un título que aspira a proyectarse en el tiempo.

Las frases han cambiado y también los personajes. Lupin, el ladrón, Tomas Hancock, el artificiero y James Blackwood, el buzo, son algunos de los personajes que han caído en las sucesivas refriegas libradas en la sede de Pyro Studios. La nueva entrega se centra en las figuras del boina verde, el francotirador y el espía, que aunque con nuevas identidades conservan sus virtudes y características.

Se sigiloso, se certero, se mortal. Ese es el lema de este videojuego que incorpora lo mejor de las viejas secuelas en un nuevo género donde el realismo cobra intensidad.

Siguen las alarmas y las misiones de infiltración, muéstrate en exceso y el plomo llenará tu cuerpo. No basta con salir a la aventura, estudia al enemigo y ciérnete sobre él en el momento más preciso. Todo tipo de armas (pistolas, automáticas, ametralladoras, rifles de francotirador, granadas, cócteles molotov, bombas) y las artimañas más simples (lanzar monedas, disfrazarse de nazi o utilizar cuchillos y cuerdas de piano) te harán sentirte como en casa. Es decir, en mitad de la campiña francesa, en los fiordos noruegos o en las estepas rusas, que es donde se desarrolla la acción.

Pero no todo es infiltración, entre las 14 misiones de las que se compone el juego, la acción y la defensa también tienen su parcela, porque la marcha a nadie amarga.

Una de las gratas sorpresas de este título es su capacidad de interacción. En las misiones defensivas se pueden manejar dos commandos a la vez. El boina verde al pie del cañón y el francotirador repartiendo leña desde una posición elevada. Es lo que tiene 'Strike Force', que es un shooter con rasgos de estrategia.

Unidad de élite

Los commandos se formaron en junio de 1940 para acosar, asediar y como decía Winston Churchill, «crear un reinado de terror» en el enemigo. Fueron empleados tanto como fuerza de asalto a pequeña escala o como soporte para grandes operaciones.

Esta es la imagen que ofrece el juego, la de un reducido grupo de hombres que con su trabajo incidieron en el devenir de la historia, una temática explotada por el equipo de Pyro Studios desde la primera entrega de la saga.

La compañía española, la más potente del mercado nacional y uno de los referentes en Europa y el mundo, presentó la semana pasada este nuevo título, que ya está a la venta, y en el que han invertido 9 millones de euros.

Más de tres años de trabajo y la colaboración de 300 profesionales avalan esta entrega, que como ya ocurrió en títulos anteriores de la compañía como Imperial Glory, cuenta con una excelente banda sonora interpretada por la Orquesta Sinfónica de Bratislava.