Los bancos que operan en España disparan sus ganancias un 58,2% en 2005

El beneficios conjunto asciende a 12.334 millones de euros

EFE | MADRID

Los bancos que operan en España consiguieron conjuntamente unos beneficios de 12.334 millones de euros el año pasado, lo que supone un incremento del 58,82% respecto a los 7.766 millones ganados en 2004, según los datos publicados hoy por la Asociación Española de Banca (AEB).

Los resultados de 2005, que "no son absolutamente comparables" con los de 2004 porque están elaborados con normas contables distintas, se apoyaron en la contención de costes, en los mayores ingresos por comisiones, en el mayor volumen de créditos y recursos gestionados de clientes y en las menores dotaciones a provisiones.

Además, los beneficios del conjunto de la banca resultaron impulsados el año pasado por los resultados de los dos grandes bancos españoles -Santander y BBVA-, que tuvieron crecimientos muy fuertes y ganaron conjuntamente algo más de 10.000 millones de euros, el 80 por ciento del total de los 81 bancos que integran el sector.

En todo caso, los resultados de los bancos reflejaron importantes crecimientos del negocio, que se evidenció en un aumento del 27,9% en el crédito a clientes -entidades individuales- y del 27% en los depósitos de clientes.

Los grupos consolidados tenían a final de 2005 un volumen total de créditos a clientes de 867.019 millones de euros y gestionaban depósitos por importe de 621.296 millones.

Aumento de las comisiones

Las comisiones crecieron de forma paralela a las cifras de negocio y se situaron en 12.631 millones de euros, cifra que supera en casi 2.600 millones a la del ejercicio anterior aunque estas cifras no son "absolutamente comparables", como recordó el presidente saliente de la AEB, José Luis Leal.

La moderación en el crecimiento de los costes generales de administración es otra de las características destacadas hoy por la AEB, que anunció unos gastos totales de 21.125 millones de euros, frente a los 17.517 millones del ejercicio anterior. Con ello, el margen de explotación o resultado de la actividad típicamente bancaria ascendió a 20.537 millones de euros, un 17,24 por ciento más que en 2004.

Fue en la parte más baja de la cuenta donde los resultados reflejaron mayores diferencias, debido a que el cambio de sistema de contabilidad hizo que se redujeran las provisiones para insolvencias, aunque la AEB no quiso compararlas.

Con todo ello, y con los resultados extraordinarios conseguidos por muchas entidades gracias a la venta de participaciones empresariales, el beneficio atribuido de la banca aumentó un 58,82 por ciento, hasta los 12.334 millones.

Según los cálculos de la AEB, de esa cifra de ganancias, en torno a 5.500 millones se repartirán entre los accionistas -el 44,6 por ciento del total- y los 6.834 millones restantes irán a parar a reservas.