La Encina Conspecan, 28 años de juego y amistad

La Peña fundada por Fernando y José Antonio Sabio, Valentín Inguanzo y Manuel Vélez sigue fiel a su filosofía

ORTIZ TERCILLASANTANDER
La Encina Conspecan,  28 años de juego y amistad/
La Encina Conspecan, 28 años de juego y amistad

Corría la primavera del año 1978 y un grupo de amigos decidió formar una Peña Bolística y jugar a los bolos de forma ordenada en las competiciones oficiales, aunque su afición a practicar el juego cántabro más representativo estaba fuera de toda duda, porque hacía años que venían jugando en muchos concursos, especialmente de aficionados, pero querían dar referencia puntual y hacerlo oficialmente.

Se juntaron los cuatro: Fernando Sabio Vélez, José Antonio Sabio Vélez, Valentín Inguanzo Camus y Manuel Vélez Colina, con algunos vínculos familiares pero especialmente vinculados por la afición bolística, e inmersos en una filosofía muy especial, hicieron equipo.

Tomaron la bolera de La Encina, en la Colonia Universidad, y comenzaron a funcionar. Se repartieron las responsabilidades de la dirección de la Peña y se pusieron a trabajar buscando financiación y tuvieron la fortuna de encontrar ayuda, logrando (1979) el patrocinio y colaboración de la empresa Aislastur-Oviedo. Recorrieron varios 'campos de juego' que fueron variando por diversas circunstancias, pasando por La Encina, Los Pinares, nuevamente La Encina y, después, la bolera de la Peña Deportiva San Juan, de Monte, para pasar en la actual temporada a 'residir' en la localidad de Cubas. Pusieron corazón en la pelea y pusieron sinceridad en sus planteamientos. Mantuvieron la amistad, la disciplina y las ideas comunes e integradoras.

En una ocasión se presentaron a jugar recordando la ancestral costumbre de hacerlo con corbata, y entre sus organizaciones, que fueron modestas pero interesantes como casi ninguna y entusiastas como las que más, organizaron en una oportunidad una competición nocturna por equipos, en la bolera de Los Pinares, donde intervinieron los equipos de Peña La Carmencita, Peña Ermua (Vizcaya), Peña Mompía, La Carmencita 'B' y Aislastur Los Pinares, que era su denominación en aquel tiempo.

Los años han ido pasando, pero ellos permanecen fieles a su amistad y a sus principios, después de unirse al grupo Alfredo García y Javier Solórzano, pero siguen igual.

Siempre jugaron en Tercera Categoría, renunciando incluso a algunos fichajes y en una ocasión incluso al ascenso, porque ellos lo que desean es jugar sin presiones, disfrutando de las amistades que cada semana hacen en la región, porque es más interesante y gratificante jugar y disfrutar que discutir por un juego y en este juego de bolos se lucha contra uno mismo, y por superar las propias limitaciones, porque es interesante y compensa cualquier esfuerzo, al que no se puede denominar como sacrificio. Son 28 años de armónico funcionamiento juntos, y puede ser una llamada de atención para las jóvenes generaciones, que no suelen entender una vida sin intereses.

Ahora, bajo la 'bandera' de la Peña La Encina Conspecan, siguen disfrutando.