Microsoft hace un último intento por evitar las multas impuestas de la UE

La compañía dice que ha suministrado a sus rivales información para fabricar productos compatibles con el sistema operativo Windows

EUROPA PRESS | BRUSELAS

La Comisión Europea celebra audiencia de dos días a puerta cerradoa para evaluar si Microsoft cumple con la exigencia comunitaria de compartir los códigos del sistema operativo Windows con sus rivales. La reunión con funcionarios comunitarios constituye el último intento de evitar nuevas multas.

La compañía, por su parte, asegura que ha suministrado a sus rivales información técnica suficiente para que fabriquen productos compatibles con el sistema operativo Windows.

El Ejecutivo comunitario considera que la empresa todavía no ha ejecutado las medidas correctoras impuestas hace dos años por abuso de posición dominante. "El mejor resultado para todo el mundo sería que Microsoft lo haga de una vez por todas", ha dicho el portavoz de Competencia, Jonathan Todd.

La Comisión ha amenazado al gigante informático con multas diarias de dos millones de euros con efecto retroactivo desde el 15 de diciembre de 2005, ya que considera que los datos que ha suministrado hasta ahora son "totalmente inservibles".

A la entrada de la audiencia, el abogado de Microsoft, Brad Smith, ha dicho que las multas diarias "no son la solución" y ha asegurado que la empresa de Bill Gates ha ido incluso más allá del dictamen de Bruselas de 2004 por lo que se refiere a dar información a sus competidores. "Hemos cumplido y estamos dispuestos a hacer más", ha dicho Smith. "Pero no podemos hacerlo solos. La interoperabilidad en nuestra industria se consigue a través del diálogo y el compromiso, no a través de multas", ha apostillado.

La Comisión ha respondido que no está pidiendo a Microsoft que haga más de lo que se le exigió hace dos años. "Sólo tienen que dar información técnica a los competidores para permitirles fabricar productos que sean compatibles con Windows. Es todo", ha dicho Todd. A su juicio, el Ejecutivo comunitario ya explicó "negro sobre blanco" las obligaciones para el gigante informático en su dictamen de 2004.

Todd ha añadido que la decisión final tardará "algunas semanas" porque la Comisión tiene que "digerir" toda la información de la audiencia y la que se le ha enviado por escrito.

La informática se defiende

Microsoft argumenta que la información técnica que ha puesto a disposición de sus rivales se ajusta a los estándares de la industria. Para ello, presenta a la audiencia el testimonio de seis empresas tecnológicas (entre ellas EMC Corp., StarBak Communications, Tandberg Televisión o Network Appliances) que ven "útil" el manual para crear software compatible con los productos de Microsoft .

El portavoz del Ejecutivo comunitario ha afirmado que muchas otras compañías habían dicho a la Comisión que la información suministrada por Microsoft "no era adecuada", y también el consejero independiente Neil Barret, nombrado a propuesta del gigante informático, había concluido que la información es "totalmente inútil".

Los productores de software implicados en el caso -como Sun Microsystems, IBM, Oracle o Novell- y los grupos industriales que respaldan el caso de la Comisión también podrán intervenir en la audiencia.

Un funcionario del departamento de Competencia del Ejecutivo comunitario, Cecilio Madero Villarejo, ha explicado que Microsoft había insistido en que estas empresas abandonaran la sala cuando Barrett muestre extractos de los documentos técnicos del gigante informático. La compañía argumenta que la información podría poner en riesgo el secreto empresarial.

En un principio, Microsoft había pedido al Ejecutivo comunitario que la audiencia fuera abierta al público, pero la solicitud fue rechazada porque este tipo de encuentros se realizan siempre a puerta cerrada. La empresa canceló los encuentros informativos que había previsto con la prensa después que la Comisión reclamara a todas las partes que respeten la confidencialidad del proceso.