El Racing culmina con la permanencia un año con más sombras que luces

El equipo se ha sustentado en los positivos resultados cosechados lejos de Santander frente al fracaso de los encuentros en El Sardinero. La falta de gol, el gran lastre de esta Liga

F. FERNÁNDEZ-CUETOA. SANTAMARÍA
El Racing culmina con la permanencia un año con más sombras que luces/
El Racing culmina con la permanencia un año con más sombras que luces

A falta de una jornada para la conclusión de la Liga 2005-06, el Racing ha culminado ya la campaña consiguiendo la permanencia en Primera División. El objetivo marcado a principios de la campaña se ha conseguido, aunque cierto es que con más sombras que luces. Las grandes expectativas creadas al inicio de la temporada -hubo técnicos que incluso hablaron de la posibilidad de lograr metas más altas que la permanencia- se fueron diluyendo jornada tras jornadas hasta el punto de que en la recta final de la Liga se llegó a temer por un descenso a Segunda División. Como dijo el presidente del club, Manuel Huerta, el domingo tras el encuentro, este equipo ha tenido actuaciones de un dos y otras de un ocho, para una media de un cinco, es decir, un aprobado.

Plantilla

El Racing encaró la temporada con una plantilla nueva prácticamente en su totalidad y caracterizada por su juventud. El club, bajo la dirección de Manolo Preciado, tuvo que recomponer todo el equipo tras la marcha su anterior columna vertebral. En líneas generales, la plantilla no ha respondido a las expectativas creadas. Se la ha achacado falta de carácter en el campo, aunque reaccionó a tiempo en el último partido de Liga.

En los fichajes ha habido de todo, aunque quizá más decepciones que alegrías. Vitolo ha sido el gran descubrimiento de esta campaña. Una temporada ha bastado para que el tinerfeño se haya convertido en el ídolo de la afición por su entrega y capacidad de sufrimiento en el campo. Antoñito, Pinillos y Casquero han cumplido. El primero con sus goles, la mayoría de ellos decisivos, el segundo con su regularidad durante toda la temporada y el tercero con su profesionalidad y goles. Melo, con una cualidades innegables, ha protagonizado demasiado altibajos y cierra una temporada con muchas dudas.

Los dos hermanos Dalmat, especialmente Stephane, y Pinilla, han sido las grandes decepciones. El primero llegó para convertirse en el referente del equipo y lo único que ha hecho ha sido desestabilizar el vestuario. El segundo no ha podido demostrar su supuesta capacidad goleadora. Un solo tanto, de penalti, ha sido su escaso bagaje en el Racing.

La relación de incorporaciones se cierra con Damiá y Serrano. El jugador procedente del Barcelona ha dejado una grata impresión en Santander donde continuará una temporada más. Del ex del Espanyol, pese a su indiscutible entrega y trabajo, se esperaba mucho más.

Técnicos

Manolo Preciado ha sido el responsable de confeccionar la plantilla y dirigir los destinos del equipo hasta que presentó su dimisión a falta de cuatro jornadas para la conclusión de la Liga. Su dimisión, decepcionado por el rendimiento de una plantilla de la que esperaba mucho más, es síntoma de que no logró cumplir los objetivos marcados.

El técnico de El Astillero no fue capaz de transferir a sus jugadores su fuerte personalidad y carácter. El equipo se caracterizó por su indolencia en el campo y mal juego, hasta el punto de desesperar a la afición en muchos partidos de la temporada. El Racing ha sido esta temporada un equipo previsible, falto de imaginación y muy limitado en la construcción del juego.

A su favor hay que apuntar la aparición de jóvenes valores de la cantera que se han convertido ya en futbolistas de Primera División. Antonio Tomás es el mejor referente de la importancia que ha tenido la cantera esta temporada.

De Yosu, poco se puede decir. Técnico de urgencias, ha vuelto a responder de forma satisfactoria.

La confección de la plantilla ha sido uno de los principales motivos de crítica a directivos y técnicos. Al margen de decepciones puntuales, el equipo ha acusado la falta de gol. La ausencia de un delantero que garantizase una docena de goles ha sido un lastre que no se consiguió solventar ni en el inicio de la temporada ni en el mercado de invierno.

El Sardinero

Los partidos disputados en El Sardinero han sido el gran déficit de este equipo. El Racing cerrará la temporada con únicamente cuatro victorias en Santander. Después del Cádiz, es el equipo que menos puntos ha logrado en su estadio. Por contra, el equipo se ha sustentado en los positivos resultados fuera de El Sardinero, donde ha logrado 22 puntos, cifras similares a conjuntos de la parte media alta de la clasificación.