El acero no caduca

El acero  no caduca/
El acero no caduca

Casi veinte años después de derrotar al Hombre Nuclear en su cuarta entrega, el mito del Hombre de Acero vuelve a la gran pantalla, más joven que nunca, con 'Superman Returns'. Sin Christopher Reeve pero con Lex Luthor y Lois Lane de fieles 'partenaires', se estrenará en España el próximo miércoles. El Club Lector 10 te la trae un día antes a los Cinesa de Santander. Pide ya tu entrada. Con el cine anclado en el páramo de lo vulgar, fagocitado por su propia evolución y con el cementerio atestado de musas de la inspiración, apelar a los remakes y a las secuelas se ha convertido en el bote salvavidas de Hollywood. En la edad de oro del cine de superhéroes, no podía marginarse al padre de todos ellos, aún a riesgo de convertir la lógica del personaje y de la historia en un daño colateral.

Tras casi 20 años de hombres araña, lobeznos y murciélagos, el héroe americano por excelencia vuela de nuevo a la gran pantalla. 'Superman Returns' se estrena en todo el mundo con la aureola de intocable y sustentado en ese recordatorio latente que ha sido la exitosa serie 'Smallville'.

La historia, insertada entre las dos primeras partes interpretadas por Christopher Reeve en 1978 y 1980, arranca con el regreso de Superman a la Tierra después de cinco años de búsqueda infructuosa de su planeta natal, Kripton.

Su director, Bryan Singer, ha dotado al Hombre de Acero con la marca de la casa, es decir, un superhéroe invulnerable atrapado en un alma vulnerable. La misma táctica que tantos elogios arrancó en la saga 'X-Men'.

Clark Kent se encuentra con un mundo muy distinto al que dejó atrás: guerras, terrorismo... y una Lois Lane que ha rehecho su vida y que no le ha perdonado su huida hacia delante. Los problemas personales de Kent (la trágica existencia de quien es diferente a la mayoría, que Singer sabe explotar muy bien) se ven acuciados por la reaparición de su enemigo número uno.

Lex Luthor, tras evadirse de la cárcel y encontrar el refugio helado de Superman, pretende construir un nuevo continente que acabe con el orden establecido en todo el mundo y, por supuesto, cumplir su viejo anhelo de matar al extraterrestre más famoso de la historia del cine (con perdón de ET).

El film, que ha recaudado cerca de 110 millones de dólares en su primera semana en EEUU, ve por fin la luz tras una década de especulaciones, proyectos fallidos y muchos nombres tachados, que le han supuesto a la Warner un desembolso de 40 millones de dólares, a los que hay que sumar otros 260 millones invertidos en el rodaje y publicidad.

Durante esos años de cancelaciones, muchos pesos pesados de Hollywood aparecieron como más que probables para interpretar a Superman. El que más cerca estuvo de enfundarse el 'pijama' rojo y azul fue Nicolas Cage, fanático de los cómics y que ha puesto a su hijo el nombre de Jor-El.

Al final, un desconocido Brandon Routh ha sido el elegido para desempolvar uno de los grandes mitos del imaginario colectivo mundial y cuya secuela ya está prevista para el año 2009.