Alubias con venado y carne

Chuletón de vaca pinta. /
Chuletón de vaca pinta.

El cocido montañés, otra referencia de una cocina tradicional

JOSÉ LUIS PÉREZ RENEDO DE CABUÉRNIGA.

Desde 2009 Luisma y Dulce están al frente de este hotel-restaurante ubicado en el corazón del valle. Para obligada para cazadores y amantes de la cocina tradicional y de temporada, El Roblón de Cabuérniga se caracteriza por una cuidada selección de materias primas, por una amplia bodega con buenas referencias y por unas instalaciones muy versátiles que incluyen tres comedores (para menú diario, para eventos y para la carta), una amplia terraza cubierta, aparcamiento propio y una zona de juegos para niños.

El restaurante dispone de una carta generosa en referencias, pero sus grandes referencias son indudablemente tres. Las alubias con venado son el plato más demandado y exquisito, imponiéndose incluso al cocido montañés, elaborado con morcilla de año. Y para el plato principal, las carnes rojas son más que recomendables. Ocasionalmente pueden tener un solomillo de buey tudanco soberbio, pero no menos sabroso es el chuletón, que se acompaña de unas ricas patatas fritas con pimientos.

Restaurante El Roblón de Cabuérniga

Ubicación. Renedo de Cabuérniga. Junto a la carretera Cabezón-Reinosa. Teléfono: 942 706 074
Dirección. Luis Mnauel Montero y Dulce María Pérez
Desde. Marzo de 2009
Jefe de cocina. María José Puente
Jefe de sala. Luisma Montero y Dulce Mª Pérez
Estilo de cocina. Tradicional y de temporada
Precio medio de la carta. 30 euros
Menú del día. 10 euros
Menú fin de semana. 15 euros
Especialidades. Cocido montañés, alubias con venado, chuletón, caza, pescado fresco, setas de temporada, crema montañesa
Capacidad. 200 comensales en tres salones. 16 habitaciones
Terraza. Sí, 40 plazas
Cierra. Lunes
Bodega. 90 referencias
Café. Dromedario
Wifi. Sí
Zona de juegos infantiles. Sí
Aparcamiento. Sí, propio

En temporada, las setas son un motivo suficiente para peregrinar hasta El Roblón. En otoño, el boletus; y en primavera, el perrechico. Estas especialidades también tienen mucha salida como la caza. El venado, además que con alubias se ofrece en filetes, estofado y en solomillo. De jabalín hay chuleta y solomillo. En carnes, otras opciones son el filete, el escalope, el solomillo -que se puede acompañar de queso de Cabrales-, las chuletillas de lechazo o el lomo de cerdo.

Volviendo al inicio, además de cocido y alubias, hay otras posibilidades no menos contundentes algunas, caso del cocido de garbanzos. Quien busque algo más ligero, puede decantarse por unos espléndidos espárragos, por la menestra, las ensaladas, la paella por encargo o la sopa de pescado.

Picoteo y postres

Quizá para las cenas el cliente se decanta más por raciones para compartir. Aquí podrá elegir entre callos, anchoas, quesos, rabas, croquetas, pimientos rellenos, revueltos, embutidos ibéricos y de caza, morcilla o unas exquisitas mollejas.

Quien desee un pescado fresco, aquí le ofrecerán merluza, lubina, dorada o besugo a la plancha. Y en postres caseros, la estrella de la casa es una suave y sabrosa crema montañesa -tipo natillas-. Otras opciones son el mousse de limón, el flan de queso o la tarta de queso.

En vinos, la carta da opciones a todos los gustos y bolsillos.